MUSEO DEL PRADO (Previsión)

Prado y Real Academia Bellas Artes, dos siglos de vocación e historia común

Dos siglos de amistad y una "vocación e historia común", la de promover las artes, les une: el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas de Artes de San Fernando (RABASF) coronaron hoy su centenaria relación con la entrega de la medalla de honor de la institución cultural a la pinacoteca madrileña.,La RABASF entregó este lunes al Museo del Prado su medalla por "su recorrido de actualización más reciente" y la "gestión de remodelación que lo ha proyectado p

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20:42

Celia Sierra

Dos siglos de amistad y una "vocación e historia común", la de promover las artes, les une: el Museo del Prado y la Real Academia de Bellas de Artes de San Fernando (RABASF) coronaron hoy su centenaria relación con la entrega de la medalla de honor de la institución cultural a la pinacoteca madrileña.

La RABASF entregó este lunes al Museo del Prado su medalla por "su recorrido de actualización más reciente" y la "gestión de remodelación que lo ha proyectado por encima de la mayoría de los grandes museos".

Al acto de entrega de la medalla, celebrada en la centenaria institución, acudieron personalidades del mundo de la cultura como el dibujante Peridis o la critica de arte Estrella de Diego, miembros de la Academia y de la pinacoteca madrileña, como su director, Miguel Falomir.

"Desde hace doscientos años, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y el Museo Nacional del Prado han compartido su camino y sus fines", ha subrayado en su discurso de aceptación el presidente del Patronato del museo, Javier Solana.

El hermanamiento entre ambas, ha recordado, comienza desde su fundación, ya que nacieron "en el seno de la Corona" -la Real Academia fue inaugurada en 1752 por Fernando VI y el Prado fue impulsado por Carlos III-, y también tuvieron desde su origen el "claro objetivo" de "propagar el buen gusto en materia de Bellas Artes".

La Real Academia de San Fernando fue el primera colección de arte abierta al público en España, lo que la convierte en "el antecedente más cercano" del museo, que se fundó en 1819. Desde entonces, la convivencia "entre ambas instituciones" ha resultado vital para su propio desarrollo, según palabras de Solana.

"El Museo y la Academia han compartido no solo vocación e historia, sino también unas colecciones artísticas que dialogan con la más feliz naturalidad", ha apuntado el presidente del patronato, que fue nombrado en julio de este año.

La relación entre ambas instituciones culturales puede ser contada por los numerosos directores, académicos, patronos, restauradores y conservadores que, "con su trabajo y esfuerzo", han trabajado en ambas instituciones y han contribuido al "esplendor de ambas" y a la conservación de su patrimonio.

Desde 2004, el estatuto de la pinacoteca establece que uno de los vocales natos de su Real Patronato debe ser el director de la Real Academia de Bellas Artes, lo que garantiza la participación de esta en el funcionamiento de la pinacoteca madrileña.

La colaboración entre ambas instituciones se traduce, en el día a día, en el "generoso" préstamo de obras para sus respectivas exposiciones, y en la promoción de proyectos de investigación comunes que permiten "avanzar" en el conocimiento de la historia y de ambas.

Es el caso del proyecto dedicado al Museo de la Trinidad, que culminará el mes próximo en un gran congreso, o el proyecto de investigación I+D+i entre ambas instituciones, titulado "Laboratorio y métodos de imagen espectral de alta resolución para el análisis de obra pictórica", ha citado como ejemplos Solana.

La "experiencia común" de estas dos instituciones, forjada a través de su centenaria historia, se pone al servicio de la investigación. Lo que permite afrontar con renovada ilusión "nuevos e importantes retos y proyectando al futuro su provechosa colaboración", ha señalado.

El escultor Juan Bordes, miembro numerario de la RABASF y encargado del discurso de preámbulo, también ha resaltado la relación de "hermanamiento" entre ambas instituciones y la incalculable labor de "estudio, promoción y difusión" del museo en el mundo de las artes.

La candidatura del Prado para esta condecoración, que en años anteriores ha recaído en el Teatro Real o la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), fue presentada por el escultor Juan Bordes y los arquitectos Rafael Moneo y Juan Navarro Baldeweg, y fue concedida por unanimidad. EFE

csr/cr

Lo más