Boletín

El 'macroproyecto' de eólica marina de Iberdrola en EEUU advierte de retrasos con la declaración ambiental

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:58

Vineyard Wind, la sociedad participada al 50% por Iberdrola y el fondo danés Copenhagen Infraestructure Partners (CIP), ha advertido de riesgos si no recibe la declaración final de impacto ambiental (FEIS) dentro de "las próximas cuatro a seis semanas".

La Oficina de Gestión de Energía Oceánica (BOEM, por sus siglas en inglés) decidió aplazar su fallo final sobre la declaración para el proyecto de 800 megavatios (MW) que la sociedad participada por Iberdrola desarrolla en Massachusetts, y que será el primer parque eólico marino a gran escala en los Estados Unidos.

En un comunicado, Vineyard Wind señala que le ha transmitido al organismo que, por diversos motivos, sería "muy difícil" hacer avanzar el proyecto Vineyard Wind 1 en su configuración actual si la declaración final "no se emite dentro de aproximadamente las próximas cuatro a seis semanas".

Asimismo, indica que ha mantenido reuniones con funcionarios del BOEM, que continúa revisando los posibles impactos del proyecto antes de publicar la declaración final.

De esta manera, la soceidad, que considera que "no es inusual" que haya una revisión en curso de la declaración, afirma que, a través de todas las comunicaciones con los funcionarios del Gobierno, se le ha aclarado que "no había ninguna intención de evitar que el proyecto Vineyard Wind 1 avanzara".

OPERATIVO EN 2022.

Iberdrola y sus socios prevén iniciar en este año la construcción en tierra del proyecto, adjudicado el año pasado y que supondrá una inversión de unos 2.800 millones de dólares (unos 2.400 millones de euros). El objetivo es que el parque esté completamente operativo en 2022.

Dentro de los avances en el proyecto, se habían adjudicado ya contratos como el de la construcción y entrega de la subestación marina, a la danesa Bladt Industries, así como el del desarrollo del sistema de cable submarino, a la italiana Prysmian Group.

Asimismo, el pasado mes de noviembre ya se eligió a MHI Vestas Offshore Wind como proveedor preferente para suministrar las 84 turbinas de 9,5 MW para el parque eólico.

CARTERA DE EÓLICA MARINA EN EEU.UU.

En Estados Unidos, Iberdrola, a través de su filial Avangrid, dispone de proyectos de eólica marina en construcción o en cartera que totalizan 7.300 MW de capacidad.

Además de este proyecto en aguas de Massachusetts, el grupo energético cuenta con una cartera de 6.500 MW adicionales en las costas de Estados Unidos que podría llegar a desarrollar en los próximos años.

En concreto, Avangrid tiene la posibilidad de promover, para el año 2027, otros tres grandes proyectos de eólica marina: alrededor de 2.000 MW adicionales en la primera fase de Vineyard Wind, otros aproximadamente 2.000 MW en la segunda fase de Vineyard Wind y alrededor de 2.500 MW en Kitty Hawk (Carolina del Norte).

El grupo presidido por Ignacio Sánchez Galán también está muy interesado en dos de las grandes licitaciones de eólica marina anunciadas en el país, las de los estados de Nueva York y California, en este último caso mediante tecnología flotante.

Lo más