• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

El temor a una nueva guerra arancelaria entre EEUU y China hace temblar a las Bolsas de medio mundo

El índice Ibex 35 cae un 1,3 por ciento tras las primeras operaciones del día, hasta 9.290 puntos

Bolsa de Madrid

Bolsa de Madrid (EFE)

Bolsa de Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:12

Una corriente vendedora ha recorrido hoy todos los grandes mercados financieros siguiendo los usos horarios. La Bolsa de Shanghai se ha desplomado  esta madrugada cerca de un 6 por ciento, mientras la de Hong Kong ha perdido más de un 3.  Las plazas europeas han perdido alrededor de un 1 por ciento. El índice Ibex 35 ha bajado al cierre algo menos, un 0,84 por ciento, hasta 9.331 puntos. En los peores momentos del día ha llegado a buscar apoyo no muy lejos de los 9.200. Han caído todos los grandes valores, pero con especial intensidad las empresas acereras, también las relacionadas con el petróleo y con la automoción. Solo las eléctricas se han salvado de la quema.

La Bolsa de Wall Street se mueve con pérdidas próximas al 1 por ciento a media sesión. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado con elevar este mismo viernes la presión arancelaria a diferentes productos chinos, lo que ha supuesto todo un golpe para los mercados. Los inversores confiaban en que las negociaciones comerciales entre ambos países llegasen a buen puerto en cuestión de semanas.

Pero vuelven a torcerse las cosas y los inversores han encajado el golpe como han podido. Ahora se trata de ver si pasado  mañana viajan los  negociadores chinos a Washington o si se quedan en Pequín. Y falta por saber, sobre todo, si efectivamente el viernes se ponen sobre la mesa los nuevos aranceles. A fin de cuentas se trata de saber si es sólo una estrategia del inquilino de la Casa Blanca para endurecer las negociaciones en su recta final o si se ha producido un desencuentro más profundo que impida los acuerdos, lo que sería muy grave. El abanico de posibilidades está tan abierto que los inversores tanto puede aprovechar estas correcciones para comprar, como esperar cualquier rebote para vender. Por eso son fundamentales los acontecimientos geopolíticos que se sucedan en los próximos días.

De momento, el dinero que sale de la Bolsa busca refugio en deuda pública, lo que hace subir los precios de los bonos y bajar sus rendimientos.  La rentabilidad de los bonos de EEUU baja del 2,5 por ciento, mientras la del “bund” alemán vuelve a ofrecer un cero por ciento. El bono español rinde un 0,97 por ciento,  un nivel que no se veía desde octubre de 2016.

Además de esas referencias, los mercados han contado con varios indicadores importantes. La actividad en el sector servicios español se ha contraído inesperadamente en abril. El índice PMI no manufacturero muestra una lectura de 53,1 puntos, frente a los 55 que esperaba el mercado y muy por debajo de los 56,8 puntos contabilizado un mes antes.   El sector servicios sigue en expansión, pero a un ritmo mucho más moderado. De hecho, se encuentra en su nivel más deprimido de los últimos siete meses. Los analistas atribuyen este empeoramiento a la incertidumbre política que generaron las inciertas elecciones generales. El índice PMI compuesto, que suma la actividad en el sector servicios con el sector industrial, ha mejorado algo más de lo previsto en Alemania y Francia, pero se ha deteriorado en Italia. En el conjunto de la zona euro el PMI ha bajado de 51,6 a 51,5 puntos, que es su peor registro de los últimos tres meses.

Por el contrario, ha mejorado el índice que mide la confianza del inversor de la zona euro. Ha aumentado en mayo hasta 5,3 puntos, muy por encima de lo que esperaban los analistas.    Todavía hay otra referencia macro económica encima de la mesa. Hoy se ha conocido que las ventas al por menor en la zona euro se han estancado en el mes de marzo. La tasa interanual se sitúa en el 1,9 por ciento, que es algo más lo que esperaban los mercados.

Así las cosas, los inversores necesitan más datos. El miércoles se publican las actas de la última reunión del Banco Central Europeo en la que mantuvo tanto el precio del dinero en el cero por ciento, como la facilidad de depósito en el menos 0,4 por ciento.  El BCE dejó bastante claro que al menos hasta finales de año no se planteará una subida de tipos. El mercado va más allá y no la espera hasta bien entrado el ejercicio 2020.

El jueves se conocerá la balanza comercial y el índice de precios industriales de EEUU, junto con IPC de China. Finalmente el viernes se publicarán el IPC de Estados Unidos y la balanza comercial de Alemania.  La inflación se encuentra actualmente en EEUU en el 1,9 por ciento. Se espera un repunte hasta el 2,1 por ciento. La semana pasada el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell,  utilizó el argumento de un esperado repunte de la inflación como “excusa” para mantener el precio del dinero y no bajarlo como quiere el presidente Trump.   Powell ha calificado la baja inflación actual como “transitoria”.

Lo más