• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

La sorprendente conversación de ascensor entre Pablo Iglesias y Santi Abascal

Los líderes de Podemos y de Vox intercambiaron más que palabras en el ascensor del Congreso de los Diputados

Vídeo

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:35

Santiago Abascal y Pablo Iglesias nunca han ocultado el abismo político que los separa. Desde la carta que el líder de Vox dedicó en su día a Iglesias, haciendo un repaso vital de la trayectoria de ambos, hasta la alerta antifascista que el líder de Podemos lanzó el día en el que Vox obtuvo un sorprendente resultado en las elecciones andaluzas.

Iglesias nunca ha tenido problemas en calificar a Vox como extrema derecha, franquista y machista, mientras que Abascal ha definido a Podemos como comunista, bolivariano y antiespañol. Unos duros calificativos que dejan claro la postura de cada uno respecto a lo que el otro representa.

Por eso despertó tanto morbo el instante único vivido en el Congreso cuando ambos recogían sus acreditaciones como nuevos diputados del Reino de EspañaSantiago Abascal, aún utilizando muletas y convaleciente de una lesión deportiva, entraba al ascensor del Congreso y, al abrirse las puertas encontró una cara familiar: la del líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Las puertas se cerraron y los periodistas que presenciaron el momento se quedaron con las ganas de saber qué es lo que lo que estaría pasando en ese ascensor tan político.

Pocos minutos después, en la sala de prensa del Congreso, tanto Abascal como Iglesias dieron su versión sobre lo sucedido dentro de ese ascensor.

"Ha sido un encuentro cordial en el ascensor", decía Iglesias. "He visto que iba con muletas, le he preguntado qué le había ocurrido y me ha dicho que era un accidente deportivo", continuó explicando el líder de Podemos. "Yo le he dicho que fuera al fisioterapeuta y él me ha respondido que aún no había ido, que los vascos son así".

Abascal también ha asegurado que se trató de una conversación totalmente cordial: "Creo que la cordialidad no resta un ápice las tremendas diferencias políticas que hay entre Podemos y Vox, entre Iglesias y yo", ha explicado Abascal, que, aunque dijo que no se tomaría un café con Iglesias, hoy ha apuntado: "Una cosa es tomarse un café y otra salir corriendo".

Santiago Abascal ha considerado importante "mantener la cordialidad con otros, incluso cuando esos hayan convocado alertas antifascistas tras las elecciones andaluzas y llegaron al acoso en nuestros actos". "Nunca convocaremos una alerta anticomunista", ha asegurado el líder de Vox en su primer encuentro fortuito en el Congreso con Iglesias.

Lo más