La crítica de Hermann Tertsch a la historia viral contra dos simpatizantes de Vox: "Sobredosis de progresía"

Una tuitera ha compartido una historia en la que se sintió atemorizada por dos simpatizantes de Vox tras las elecciones

La crítica de Hermann Tertsch a la historia viral contra dos simpatizantes de Vox: Sobredosis de progresía

PATRICK SEEGER

COPE.es

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 20:21

Unas elecciones generales dejan muchas anécdotas. Pero sin duda, las más curiosas son las que habitan en Twitter. En este caso, hemos conocido una historia, un tanto surrealista, de una tuitera que hasta el mismo Hermann Tertsch ha criticado. El eurodiputado de Vox se ha mostrado irónico frente al relato protagonizado por Haizea M. Zubieta y unos simpatizantes de Vox.

"¡Sube en ascensor ocho pisos con dos simpatizantes de Vox y sobrevive!"

La historia de la tuitera en cuestión no tiene desperdicio: "Once y media de la noche. Noche electoral. Llego al portal de mi casa después de cenar fuera. Respiro de alivio: ya estoy en casa, por fin, yendo sola de noche voy siempre alerta. Llegan dos señores también al portal justo antes. Van hablando, al principio no distingo de qué", aseguraba Haizea.

 

 

A partir de entonces, "abren el portal, saludo, saludan", confirmando que se trataban de personas con un mínimo de educación. "Siguen hablando y escucho, esta vez sí que oigo bien lo que dicen. Comentan que en no sé qué pueblo, Bocs ha sacado más votos que el PSOE. Orgullosos. Felices. Llegamos al ascensor. Me fijo en que uno de ellos lleva algo en la mano", prosigue relatando.

 

"Es una bandera española", no da crédito la tuitera. "La lleva arrugada, colgando del puño cerrado, de tal manera que no se distingue bien si lo que tiene en el medio es el escudo de España o es otra cosa", la duda de encontrarse con el águila de san Juan asalta a nuestra narradora. "Llega el ascensor. Me abren la puerta. Me pitan los oídos. Me planteo decir que espero al siguiente", duda, pero al final acabará entrando con los simpatizantes de Vox. "Si no me he significado ya vistiendo como visto y teniendo las pintas que tengo, eso solo servirá para empeorar las cosas. Toco el botón de mi piso antes de preguntar el suyo "¿A dónde van?" y me arrepiento; ahora saben dónde vivo", se nota claramente su miedo.

 

Relata su angustia: "Ocho pisos esperando, preguntándome si irán de verdad al piso noveno, si será casualidad que hayan elegido un piso después del mío. Por suerte, lo era. Por suerte, no ocurrió nada; el horror termina ahí. Me bajo en mi piso. "Hasta luego", dice uno, "Hasta luego", les contesto". se confirma que ambas partes mantienen la educación.

 

Finalmente, se queda sin palabras: "No sé qué mensaje dar, no sé qué arenga se puede mandar a nadie con esto".

Hermann Tertsch se hace eco de la historia viral

Ante todo el 'ruido' generado por esta historia, que lleva más de 2.000 respuestas, el eurodiputado de Vox, Hermann Tertsch ha ironizado con la postura de la tuitera:

 

"¡Maravilloso!! No se lo pierdan. ¡Sube en ascensor ocho pisos con dos simpatizantes de Vox y sobrevive! ¡Además amables y educadas! ¡Traumatizada, lanza la denuncia al mundo! ¿Una loca? No. Sobredosis de progresía. Los camellos son los profesores y las teles", concluye. De hehco, al miembro del partido de Abascal, se le han unido más tuiteros que han criticado la historia de su compañera de red social.

 

 

 

 

 

Lo más