La viuda de Camilo José Cela pone en su sitio a Montero y Calvo por evitar el elogio a Vox

La vicepresidenta y la 'número dos' de Podemos evitaron elogiar a Vox por denunciar que las mujeres no iban a poder dar la mano a la delegación iraní

Vídeo

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09 sep 2019

Una de las polémicas de la semana ha tenido como protagonista el Congreso de los Diputados tras retirar el saludo protocolario al representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Mahmoud Barimanique, para esquivar así la prohibición a las diputadas españolas de saludar a la Delegación iraní. La enmienda se produjo después de que el grupo parlamentario de Vox revelara que la Cámara Baja les había trasladado que las mujeres que participaran en la cita con el país invitado no podrían "estrechar la mano de los representantes de Irán" y que, por tanto, solo podrían "mirarles, pero de lejos." 

Una polémica que ha suscitado multitud de reacciones en las últimas horas, en la que muchos exigían a la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, y a la portavoz de Unidas Podemos en la Cámara, Irene Montero, que dieran un paso al frente en favor de las diputadas. Una de las últimas en afear la actitud de ambas dirigentes ha sido Marina Castaño, la viuda del Nobel de Literatura Camilo José Cela. 

En un artículo en el diario 'La Razón' publicado este domingo, recordaba algunas de las afirmaciones realizadas en el pasado reciente por la número dos del Ejecutivo de Pedro Sánchez, en la que enarbolaba la bandera del feminismo, mientras que en este caso, optó por "agachar la cabeza": 

"¡Qué frío hace en el Cuartel de Invierno! ¡Qué cruda es la realidad cuando se vuelve de la fantasía! ¡Qué fácil es hablar de boquilla y qué fácil decir aquello de «no bonita, no» y hacerse la abanderada del empoderamiento femenino y del feminismo en sí! Esta semana ha ocurrido algo intolerable y vejatorio para nuestro género ante lo que las chonis de la izquierda agacharon la cabeza, hasta que el vilipendiado Vox dijo que se acabaron las bromas, que ellos no se prestaban a semejante humillación hacia las mujeres de su partido. Se trata de una delegación iraní, que venía a pegar la hebra, imponiendo sus propias normas machistas de protocolo según las cuales las mujeres no podían dar la mano a los hombres y ni siquiera mirarles a los ojos. Les parecerá un chiste, pero es cierto.!"

No solo se ha mostrado crítica con Carmen Calvo. La viuda de Cela también ha dedicado unas palabras a la diputada de Podemos, Irene Montero, a la que reprocha no haber alzado la voz contra las pretensiones de la delegación iraní. Marina Castaño ha recordado en este punto las conexiones existentes entre algunos de los dirigentes de la formación morada e Irán. Entre ellas la de su líder, Pablo Iglesias, que es además pareja sentimental de Montero, y quien recibía dinero por sus colaboraciones en la televisión pública del país asiático.

"Increíble nos parece que no saliera Irene Montero poniendo el grito en el cielo, pero, claro, con el dinerito no se juega y ella sabe bien que el que le hace los hijos cobra de la televisión persa (digo persa porque me parece más bonito). Da gusto ver cómo la ultraizquierda besa la mano de quien les da de comer. Es una actitud muy noble y debemos reconocérselo."

El artículo de Marina Castaño concluía denunciando la manipulación a la que estas políticas, posicionadas en la izquierda ideológica, someten a un sector de la población que creen en sus postulados.

"Es muy fácil hablar por hablar y que el público alienado aplauda fervorosamente ante esas luces de candilejas que se encienden para ponerlos a todos cachondos. Las buenas de las mujeres de nuestro país creen que los pajaritos maman, y no se dan cuenta que estas charlatanas del tres al cuarto les venden humo. Solo humo. Y se las llevan de «manifa» mezclando churras con merinas, mientras la euforia sube y sube, precisamente como el humo que les venden, haciendo un batiburrillo, una mezcolanza con el colectivo LGTBI, que lo mismo vale para un roto que para un descosido. A río revuelto, ganancia de pescadores, ya se sabe."

Lo más