• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Europa, más dura que España con el tabaco y mucho más restrictiva con el alcohol

Tras la propuesta de la ministra de Sanidad de “endurecer” las leyes en España, repasamos el ejemplo de vecinos como Francia o Alemania

Europa, más dura que España con el tabaco y mucha más restrictiva con el alcohol

 

Paco Delgado
@Delgado_LPaco

Redactor de COPE y director de 'Hollywood Land'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 19:50

La polémica sobre reformar las leyes anti tabaco y las leyes para prevenir el consumo de alcohol se ha visto reavivada por las palabras de la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo. La ministra ha propuesto este lunes endurecer este tipo de leyes ante el aumento de la adicciones a las llamadas drogas legales.

Pero, ¿cuál es la situación en el resto de países de la Unión EuropeaEn lo referente al consumo de cigarrillos, España se sitúa en el puesto número 10 en cuanto a fumadores diarios respecto al resto de países comunitarios, según datos de Eurostat. La lista la encabezan Bulgaria, Grecia y Hungría, en los que el 27% de los ciudadanos reconoce consumirlos a diario. Finlandia, Islandia y Suecia son los países en los que menos cigarrillos se venden diariamente. Por lo tanto, cabe preguntarse, ¿cuáles son las leyes anti tabaco en Suecia? La respuesta es siniestra: no se diferencian tanto de las de España. En realidad, la mayoría de países han aprobado leyes anti-tabaco similares en lo que se refiere a espacios sin humo.

Fumar está prohibido en lugares públicos, en su totalidad en Reino Unido, mientras que en el resto de países permite la creación de espacios ventilados que no ocupen más del 20% del suelo del recinto, así como la prohibición de entrada a menores. Algunos llegan incluso a prohibir que se sirvan alimentos y bebidas en esas áreas. En Suecia, aunque la legislación es similar, la responsabilidad de que no se fume en espacios de trabajo recae legalmente en la compañía, mientras que es el Instituto Sueco Nacional de Salud Pública el responsable de controlas las zonas habilitadas.

LA CLAVE, LOS IMPUESTOS

Según la investigación de organismo independiente “La escala de políticas de control del tabaco”, Reino Unido, Irlanda e Islandia son los tres países más restrictivos con el consumo del tabaco, dejando a España en el puesto número 8, y colocando a Luxemburgo, Alemania y Austria en el top 3 de los más permisivos. Aunque según la Organización Mundial de la Salud, es la subida de impuestos a las tabacaleras la clave de la bajada del consumo. Incluso se fija en la evolución del precio de los cigarrillos en Francia con el ratio de muertes por cáncer de pulmón desde 1970 y los resultados son llamativos: a partir de 2005, los diagnósticos caen drásticamente a medida que los precios terminan por las nubes. Concretamente, los impuestos llegan hasta el 80%.

Europa, más dura que España con el tabaco y mucha más restrictiva con el alcohol

Gráfico comparativo entre el precio del tabaco en Francia y el número de muertes por cáncer de púlmon / WHO

El precio de las cajetillas de tabaco en Noruega es el más alto de la Unión Europea, donde un paquete cuesta 12 euros, seguido del Reino Unido e Irlanda, donde hay que pagar hasta 10,75. Precisamente en Francia vale el paquete 7 euros, dos más que la media de España, que aún son más caros que en Portugal, Grecia y Rumanía, que a pesar de estar situado entre los más restrictivos, cuesta 3,50 euros. Los impuestos en Grecia, uno de los países de mayor consumo, son del 32,5%.

LA DISPARIDAD DE LAS LEYES DEL ALCOHOL

En el caso de las leyes para prevenir el consumo de alcohol en la Unión Europea, los países están mucho más lejos de la homogeneidad que con el tabaco. Todos los países restringen el consumo entre los 16 y los 20 años, dependiendo de cada regulación. Mientras en España, Suecia, Francia, Irlanda y Portugal únicamente se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas en ciertos eventos como los deportivos, en Alemania la única restricción especial es la abaratar productos por debajo de su coste de producción. Y es que esta medida va más enfocada a proteger la industria de la cerveza, que a su vez representa por sí sola el 50% del consumo de bebidas alcohólicas en el país germano.

Un mayor control estatal existe en Finlandia, Suecia, Islandia y Noruega, donde la producción y la venta de alcohol está controlada por un monopolio estatal, además de llevar varios años utilizando dispositivos que prohíben conducir el vehículo si el conductor registra una alta tasa de alcoholemia. En Dinamarca, Francia y Luxemburgo son más originales: impuestos especiales para productos que podrían fomentar el consumo de alcohol en los jóvenes como los combinados de baja tasa de alcohol. En Lituania han sido más restrictivos en los últimos años elevando la edad mínima de consumo de alcohol hasta los 20 años.

Lo más