Boletín

El catolicismo en España hoy

Hace 10 días un informe de la a Fundación Ferrer i Guardia era presentado como el argumento definitivo de que la secularización se ha impuesto en España 

Audio

 EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 04:05

Hace 10 días un informe de la a Fundación Ferrer i Guardia era presentado como el argumento definitivo de que la secularización se ha impuesto en España. Se esgrimía el desplome de las bodas religiosas y el alejamiento de la fe de las generaciones más jóvenes para proclamar, ochenta años después, como Azaña, que «España ha dejado de ser católica. Unos días después, una encuesta del CIS ponía el foco en el descenso de la práctica religiosa, y terminaba así de perfilar ese cuadro.

La llegada de la Semana Santa con sus muestras públicas de fervor popular ponían sin embargo en cuarentena todas estas apreciaciones. Hay, naturalmente, un elemento cultural en las procesiones de estos días, pero también la fe sincera de los millones de personas que celebran este domingo que Jesús verdaderamente resucitó y cambió el curso de la historia. No son tantos como los de hace unas décadas, pero probablemente sí más conscientes y comprometidos. Es una fe amiga de la razón, que sabe encarnarse en esta sociedad confusa y fracturada. Eso explica por qué la Iglesia atiende cada año en sus obras sociales y caritativas a cerca de 5 millones de personas, o recibe en sus colegios a uno de cada cuatro alumnos, o sigue acompañando y sosteniendo las vicisitudes de miles de familias. Esa es la realidad del catolicismo español hoy, al que tan poca justicia hacen algunos estudios sociológicos, pero que, por una y otra vía, vuelve a hacer acto de presencia y sigue siendo decisivo en la configuración social de España.

Lo más