COPE

John Wayne Gacy: un disfraz de payaso y un cementerio de 30 niños en el garaje de su casa

A través de su personaje, 'Pogo el payaso', Gacy mató a más de una treintena de jóvenes después de violarlos y torturarlos

ctv-osx-fotojet-55
Paco Delgado
@Delgado_LPaco

Redactor de COPE y director de 'Hollywood Land'

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 13:24

El 11 de diciembre de 1978, Robert Piest, un joven de 15 años que buscaba empleos para ganar dinero mientras estaba en el instituto se reunió con un hombre llamado John Wayne Gacy para una entrevista de trabajo. Piest era miembro de la plantilla de una farmacia en una pequeña localidad del estado de Illinois, donde aseguraría su madre que vio por última vez a su hijo, antes de denunciar su desaparición. Los agentes comenzaron la búsqueda empezando por la última persona que le había visto con vida y que le ofreció un empleo temporal como carpintero: Gacy.

En 1976, un joven de 28 años llamado David Daniel había denunciado a la policía que Gacy, por entonces todavía casado con su segunda mujer, había intentado recogerle con el coche para llevarle a la estación de autobuses. Cuando Daniel se negó, la oferta pasó a ser para consumir marihuana. Finalmente terminó intentando asesinarle después de un intento de violación. El mismo año de la desaparición de Piest, otros dos jóvenes también denunciaron a Gacy por sobrepasarse con ellos. Robert Donnelly mantuvo que, tras mantener relaciones sadomasoquistas consentidas, había sufrido abusos sexuales. La policía nunca lo escuchó.

ctv-lj8-fotojet-60

Jeffrey Rignal fue el último joven en 1978 que presentó una denuncia contra Gacy por haberle drogado y violado en un coche tras haberle invitado a consumir marihuana: un modus operandi que en esos días el sospechoso repetía con asiduidad. Rignal terminaría escribiendo un libro titulado “29 Below” en el que relataba cómo se despertó semi inconsciente en Lincoln Park, llegó a duras penas a casa de su novia, y cómo la policía desatendió completamente su denuncia. Sin embargo, en diciembre, los agentes registraron la casa de Gacy en Norwood Park Township donde encontraron pruebas incriminatorias en la desparición de Piest. 10 días después, John entró en la comisaría junto a sus abogados y confesó uno de los crímenes más horribles de la historia de Estados Unidos.

John Stanley Gacy: una infancia de abusos

John Wayne Gacy nació en Chicago, Illinois, en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, en una familia patriarcal. Su padre, John Stanley Gacy, de profesión maquinista, sufría serios problemas de alcoholismo que le llevaron a maltratar tanto a su mujer como a sus dos hijas, pero especialmente a su hijo, John Garcy Jr. El pequeño sufría de obesidad desde edad temprana y recibía continuamente golpes y palizas de su padre que, en más de una ocasión, terminaron con el pequeño en el hospital o con su madre, Marion, recibiendo los golpes de su marido por defenderle.

Las inseguridades del pequeño John respecto a su sexualidad comenzaron a emanar desde edad muy temprana. Su padre le llamaba repetidamente “niño de mamá”, “marica” o “mariposón”. A la edad de 9 años, John sufrió abusos sexuales por parte de un amigo de sus padres, algo que ocultó con los años, al igual que sus dudas sobre su orientación sexual, seguro que generarían una desaprobación inmediata en su casa.

A los 11 años sufrió un accidente en el que se golpeó fuertemente la cabeza contra un columpio. Un hecho al que sus padres no dieron más importancia, hasta que 6 años después se tradujo en varios mareos fruto de un coágulo. Cabía la posibilidad de que no se tratase del golpe con el columpio, sino que en realidad fueran consecuencia de los constantes golpes de su padre. En cualquier caso, John Gacy Sr. optó por ignorar el problema y sostener que su hijo “se lo estaba inventando”.

Juventud, primer matrimonio y primeros crímenes

A los 18 años, siguiendo las indicaciones de su padre y tras haber fracasado hasta en varias ocasiones a la hora de graduarse en el instituto, Gacy se marcha a Las Vegas a trabajar en una funeraria. Varios años después regresó a Chicago “con más confianza en sí mismo”. Se graduó en una escuela de negocios y comenzó a trabajar para la empresa de zapatos Nunn-Bush. Poco a poco fue ascendiendo en la compañía hasta que se mudó a Sprienfield, también en el estado de Illinois, donde conoció a la que sería su primera esposa, Marlynn Myers, y con la que tuvo tanto un hijo como una hija.

De nuevo, el matrimonio se marchó hasta Waterloo, en Iowa, donde Gacy pasó a dirigir una franquicia de la conocida cadena Kentucky Fried Chicken (KFC), propiedad de la familia de su esposa, un trabajo que le brindó el apodo de “El coronel”, en referencia al conocido logo de la empresa: el Coronel Saunders.



En 1967 Gacy cometió su primera violación a Edward Lynch, pero no sería hasta el año siguiente cuando, tras meses abusando sexualmente de Donald Vorhees, de 15 años, las fuerzas de seguridad se fijaron en él. Según aseguró el joven, le obligó a “realizarle sexo oral”. Un crimen por el que Gacy perdió su matrimonio y fue condenado a 10 años de prisión en la cárcel de Anamosa. Dos años después después recibió la libertad condicional y ya estaba en la calle.

Pogo el payaso: Un ciudadano ejemplar

John Wayne Gacy sale de la cárcel en 1970 gracias a la condicional y se vuelve a mudar al estado de Illinois, pero en una zona en la que sus antecedentes penales son ajenos para el resto de vecinos. Compra una casa de manera anónima en Norwood Park Township y comienza una nueva vida en el sector de la construcción. Además, contacta con Carole Hoff, una amiga del instituto, y en apenas dos años vuelve a contraer matrimonio, pasando a ser el padrastro de los dos hijos de Carol.

ctv-m4f-fotojet-56

Poco a poco Gacy fue introduciéndose en el sector más respetado de su comunidad, y entró a formar parte de un club llamado “Jolly Joker”, de la zona de Chicago. Allí comenzaría a realizar interpretaciones como “Pogo el payaso”, un personaje de su propia creación y que utilizaría tanto como entretenimiento y atracción para actos benéficos como una marca propia de la que lucrarse artísticamente. Durante la década de los 70 comenzó a venderse a sí mismo como un artista y a realizar dibujos y pinturas inspiradas en “Pogo el payaso”, al que a veces daba también el nombre de “Parches el payaso”.

Pero un buen trabajo y una carrera artística y en el entretenimiento no bastaban a Gacy, que ansiaba un puesto más elevado a nivel social. Durante los mismos años en los que interpretaba a “Pogo el payaso” entró a formar parte del Partido Demócrata, una de las dos grandes formaciones políticas de Estado Unidos. Tal fue su presencia política a nivel local que el Servicio Secreto le dio permiso para fotografiarse en 1978 junto a la entonces primera dama y esposa del presidente de Estados Unidos, Rosalynn Carter. Junto a la foto, un mensaje: “Para John Gacy. Los mejores deseos”. En el momento en el que se tomó la foto, Gacy había asesinado ya a cerca de 30 jóvenes.

ctv-syg-4f493c35dc0517550bfe9a02d1c03c4d4032972a

Un cementerio de niños en el garaje

Días antes de que Gacy se entregara a la policía el 22 de diciembre de 1978, la policía de Des Plaines entró en su domicilio buscando rastros que expliquen el paradero de Robert Piest, pero encontraron algo muy diferente: libros de pederastia y un anillo con las iniciales J.A.S. Unas letras que, podían significar: John Alan Szyc, un joven conocido de Gacy que había sido visto por última vez antes de llevar su coche a la casa del sospechoso, con el objetivo de vendérselo. No solo nunca más se vio a Szyc, sino que el propio Gacy lo vendió a Michael Rossi por 300 dólares. En una segunda búsqueda, los agentes localizaron una televisión Motorola que la madre de Szyc, mantenía, faltaba de su casa.

Dos días antes de confesar, el propio Gacy llegó a asegurar a los agentes: “Un payaso se puede librar de un asesinato”. El 22 de diciembre de 1978, con las pruebas que le ligaban a varias desapariciones encima de la mesa, John Wayne Gacy reconoció haber asesinado a unas 30 personas, pero solo confirmó dónde se encontraban los cuerpos de 26 de ellos. Todos estaban enterrados en el suelo bajo el garaje de su casa. Otros habían sido arrojados al río Des Plaines, y todos ellos en edades entre los 14 y los 20 y pocos años.

ctv-mc0-fotojet-57

El modus operandi era: atraía a jóvenes con drogas o trabajos de carpintería a 5 dólares la hora, y empleaba sustancias como el cloroformo para drogarles, atarles, torturarles, abusar de ellos sexualmente para, después, estrangularles. Lamentablemente, 8 de los cuerpos enterrados en la casa de Norwood Park y en el río no pudieron ser identificados. Poco a poco, con el paso de las décadas, algunos jóvenes como James Byron Haakenson fueron identificados con el paso de los años. En el caso de Haakenson fue localizado en la casa de Gacy en 2017. Fue visto por última vez en el verano de 1976 cuando huyó de casa.

Los cuatro cuerpos que “Pogo el payaso” se negó a dar su localización, los encontró la policía en Chicago dos décadas después, en la casa de la madre de Gacy, también enterrados.

ctv-opv-fotojet-59

Sentencia y muerte

Aunque John Wayne Gacy se declaró inocente alegando enajenación mental, su confesión el 22 de diciembre de 1978 terminó siendo crucial durante el juicio, celebrado a lo largo de febrero y marzo de 1980. En un último intento, aseguraba que los 30 asesinatos fueron accidentales, producto de una supuesta asfixia autoerótica. Ninguna de las explicación cuajó y Gacy fue sentenciado el 13 de marzo de 1980 a varias cadenas perpetuas y varias condenas de muerte.



Mientras, la ejecución de Gacy tardó en llegar 14 años más, y durante esa década consiguió amasar cierta cantidad de dinero vendiendo sus dibujos y trabajos relacionado con su alter ego, “Pogo el payaso”. El 10 de mayo llegó el día y uno de los peores asesinos múltiples de la historia de Estados Unidos terminó una vida de crímenes bajo unas palabras grabadas en piedra: “Matarme no hará regresar a ninguna de las víctima, ¡besadme el culo! ¡Nunca sabréis donde están el resto!

El nombre de las víctimas de Gacy, enterradas en la casa de su madre, en su domicilio, o lanzadas al río, fueron:

John Doe

Timothy McCoy

John Butkovitch

Darrell Sampson

Randall Reffett

Samuel Stapleton

Michael Bonnin

William "Billy" Carroll

James Haakenson

Rick Johnston

Michael Marino

Kenneth Parker

William Bundy

Gregory Godzik

John Szyc

Jon Prestidge

Matthew Bowman

Robert Gilroy

John Mowery

Russell Nelson

Robert Winch

Tommy Boling

David Talsma

William "Billy" Kindred

Timothy O'Rourke

Frank Wayne "Dale" Landingin

James Mazzara

Robert Piest

ctv-x3a-fotojet-58
Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar