Consejos para controlar los enfados de la manera más fácil

Utiliza algunos consejos simples de control de la ira para no perder la calma en situaciones extremas

ctv-vpk-69

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:30

Cualquier persona puede sentir ira, una emoción que se caracteriza por un sentimiento de enfado o enojo, en su vida cotidiana. La intensidad, la frecuencia y la duración de esta emoción son lo que determina si resulta incapacitante y entorpece el día a día de la persona en cuestión.

Así lo defiende la especialista europea en Psicología Cristina Mae Wood, que comenta en una entrevista con Infosalus que si se sabe manejar la ira y la intensidad, la frecuencia y la duración no son muy altas, sentirla "no tiene por qué ser malo, no tiene por qué incapacitar a una persona".

Ahora bien "si la frecuencia, la intensidad y la duración de esa emoción primaria te entorpece, te bloquea, no te deja dormir o te genera problemas en tus relaciones personales, al final no es adaptativo", matiza la también miembro del Centro de Psicología Área Humana, que también recuerda que "es bueno enfadarse", aunque "hay que saber cómo y qué hacer para que se pase antes".

Wood distingue que la ira tiene dos caminos de manifestación: externa o interna. Así, aunque "no se puede generalizar", los hombres "suelen manifestarla más de forma externa, mediante un portazo, un grito, un puñetazo en la mesa, más físico", indica la experta. Por su parte, las mujeres tienden a manifestarla internamente en forma de "pensamientos, esa rumiación constante de 'le tendría que haber dicho', 'ahora va a pensar...'", ejemplifica la especialista en Psicología.

En este contexto, saber controlar la ira se torna fundamental. Y se puede hacer. Aunque Wood reconoce que puede nacerse con una predisposición a la ira igual que alguien puede nacer egoísta o generoso, "eso no quiere decir que no se pueda trabajar".

"De la misma manera que se puede aprender a reducir la ansiedad, también se puede aprender a reducir esa expresión de enfado con un tratamiento cognitivo conductual, que es el que aplican los psicólogos científicos, un tratamiento basado en la evidencia científica", incide la miembro del Centro de Psicología Área Humana.

Angry friends ignoring each other at home in the night

Front view portrait of two angry friends ignoring each other at home in the night sitting on a couch in the living room at homeAntonioGuillem

Wood aconseja que lo primero que hay que hacer es "entender por qué sentimos esa rabia, ese enfado, esa ira, esa agresividad". Las fuentes de la ira pueden ser múltiples, a juicio de la experta, que destaca que algo o alguien bloquee el camino hacia la consecución de una meta, la obtención de una necesidad, que alguien trate a la persona en cuestión de manera injusta o que se quieran aprovechar de él, por ejemplo. "Estas personas que tienen estos problemas de control de la ira tienen que darse cuenta de cuáles son sus sesgos a la hora de interpretar la situación", apunta Wood.

Por otro lado, si la ira viene motivada por algo que ha hecho otro, la empatía juega un papel relevante. La experta ejemplifica sus palabras con el caso de alguien que, con el coche, se cruza por el carril de otro y le hace pegar un frenazo. Si se interpreta que "lo ha hecho a propósito, que no es cívico, que me podría haber matado, voy a sentir mucha ira", asegura Wood.

Sin embargo, "con esfuerzo" y "entrenamiento" se puede pensar de forma más positiva, como que "a lo mejor esa persona ha recibido una llamada urgente o no lo ha hecho a propósito", continúa la experta. "Hay que hacer un cambio en la interpretación de las situaciones, porque todo se puede interpretar de muchas maneras", recuerda Wood.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Ángel Correas

Escuchar