COPE

¿Por qué los perritos calientes se han convertido en tradición del 4 de julio en Estados Unidos?

Este lunes 4 de julio, se celebra la fiesta nacional por excelencia de Estados Unidos por el Día de la Independencia

¿Por qué los perritos calientes se han convertido en tradición del 4 de julio en Estados Unidos?

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:41

Este lunes, con motivo del 4 de julio, se celebra la fiesta nacional por excelencia de Estados Unidos. Como consecuencia, las calles se llenan de banderas estadounidenses para celebrar el día señalado como el Día de la Independencia.

Para entender por qué se eligió esta fecha hay que remontarse al año 1776. El 4 de julio del citado año la Declaración de Independencia fue adoptada por el Congreso Continental, dos días después de una votación sobre si separarse del Reino Unido. Esta Declaración es considerada por los estadounidenses como el certificado de nacimiento de EE.UU, ya que oficializó su independencia del poder británico.

A raíz de esto, los ciudadanos han forjado una serie de costumbres que se llevan a cabo una vez al año por esta señalada fecha. Cada uno genera su propia tradición en torno a parrillas, picnics, festivales o desfiles. Sin embargo, todos comparten los fuegos artificiales y los perritos calientes.

Los fuegos artificiales fueron llevados a Estados Unidos por inmigrantes italianos que llegaron a fines del siglo XIX. Desde que se marcó el día festivo, se han convertido en un componente esencial de celebración para los estadounidenses y gastan cantidades masivas, gastándose hasta unos 250 millones de dólares de fuegos artificiales en 2019, según la American Pyrotechnics Association. Es probable que este año las ventas se disparen todavía más, ya que al fin podrán celebrar con las medidas de la pandemia por coronavirus más relajadas.

No obstante, la historia de los fuegos artificiales va más allá. En 1777, un año después de la declaración de la independencia, una celebración en Filadelfia incluyó 13 fuegos artificiales en los Comunes en honor de las 13 colonias. Y, desde entonces, se esto se ha convertido en algo habitual.

¿Por qué los perritos calientes se han convertido en tradición del 4 de julio en Estados Unidos?


Consumen unos 150 millones de 'hot dogs' el 4 de julio

Por otro lado, los perritos calientes son unas de las comidas más populares de Estados Unidos desde finales del siglo XIX. Se comen durante todo el año, pero su consumo masivo se ha convertido en parte de la tradición del 4 de julio. Según el Consejo Nacional de Perros Calientes y Salchichas, los estadounidenses consumen unos 150 millones de 'hot dogs' en este día.

Además, parte de la fiesta es el famoso concurso de comer perritos calientes 'Nathan’s Hot Dog Eating Contest', el que se celebra en el Nathan’s, ya que es uno de los locales más famosos que venden esta comida. En esta competición, el ganador será quien logre comer la mayor cantidad de perritos calientes en 10 minutos. Por este motivo, el 10% de las ventas anuales de perritos calientes al por menor se producen durante el mes de julio, por lo que se considera el Mes Nacional de los 'hot dogs'.

Sin embargo, esta costumbre tiene un sentido para los norteamericanos y su origen proviene de uno de los primeros concursos que se celebraron. Existe un rumor que cuenta que, cuando el Nathan abrió su primer puesto de salchichas, organizó un concurso para que un grupo de inmigrantes demostrará quien era el más patriota, lo que se medía según la cantidad de 'hot dogs' que lograran comer. A pesar de ello, todo resultó ser un truco publicitario que terminó haciendo mella en su tradicional 4 de julio.

¿Por qué los perritos calientes se han convertido en tradición del 4 de julio en Estados Unidos?


"Nathan Handwerker, el fundador, estaba molesto porque los concursantes no pagaban por los hot dogs y solo dejaban que el concurso durara 12 minutos, así que dijimos que esto era una tradición anual desde 1916. Al estilo de los vendedores de Coney Island, lo inventamos", explicaba Mortimer Matz, promotor de Nathan’s, en una entrevista para el New York Times.

Por consiguiente, esta costumbre de comer perritos calientes el 4 de julio se forjó en 1979, cuando se estableció que estos concursos se llevarían a cabo todos los años por el Día de la Independencia. Desde entonces, han pasado muchos campeones por esa mesa, pero el primer ganador fue Walter Paul, quien se comió 127 hot dogs en una hora. A pesar de ello, quien mantiene el récord es Joey Chestnut al comerse 76 perritos calientes en 10 minutos.

¿Por qué los perritos calientes se han convertido en tradición del 4 de julio en Estados Unidos?



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo