COPE

¿Qué sabemos de la hepatitis infantil de origen desconocido que ya se ha cobrado dos vidas en nuestro país?

Se baraja más de una hipótesis pero ya hay un posible sospechoso al que están inspeccionando con lupa: el adenovirus 41

¿Qué sabemos de la hepatitis infantil de origen desconocido que ya se ha cobrado dos vidas en nuestro país?

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:08

Teniendo aún la pandemia encima, ahora los padres deben preocuparse más aún por sus hijos por la aparición de una hepatitis aguda infantil,cuyo origen es desconocido. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se consideran casos a los pacientes entre 0 y 16 años, quienes presentan hepatitis grave aguda -inflamación del hígado que necesita del ingreso hospitalario del paciente y, en casos extremos, un trasplante- y cuyos análisis han descartado que los culpables sean los virus habituales de la hepatitis (A, B, C, D y E). También se ha descartado que esté vinculada con la vacuna contra el coronavirus o con el consumo de algún tipo de alimento o medicamento.

Entonces, ¿cuál es la causa? Según la OMS, se baraja más de una hipótesis, pero ya hay un posible sospechoso al que están inspeccionando con lupa: el adenovirus 41. Por ahora, los expertos han pedido calma y cautela, mientras ellos tratan de recabar más información para poder confirmar esta teoría.

¿Qué es un adenovirus?

Los adenovirus son un tipo de virus que pueden causar infecciones. Estas pueden afectar a niños de cualquier edad, pero son más frecuentes en bebés y niños pequeños. Existen muchos tipos de adenovirus, por lo que es posible infectarse más de una vez. Tampoco tienen una estación o temporada en la que sean más infecciosos. De hecho, son una causa frecuente de fiebre y enfermedades como los resfriados, la conjuntivitis, el crup, la bronquitis, la neumonía (pulmonía), la gastroenteritis, la infección de vejiga, la meningitis y la encefalitis.

Normalmente, la mayoría de las infecciones son leves, pero también hay infecciones graves, especialmente en los bebés y personas cuyo sistema inmunitario dea débil.

En este caso, hay que centrarse en los adenovirus 40 y 41, dado que son los que más atañen en este tema. Ambos son similares, son adenovirus que se denominan entéricos y son un poquito especiales, dado que son los únicos que forman la especie F. Independientemente del tipo o número, todos los adenovirus son muy contagiosos porque se pueden transmitir de forma directa como a través de las secreciones de una persona infectada (cuando habla, se pone a toser o a gritar). También se puede contagiar por transmisión fecal-oral, es decir, cuando cambiamos un pañal y no nos lavamos bien las manos, aunque también es posible que la infección se produzca a través de un objeto contaminado, dado que este virus puede aguantar algo de tiempo sobre los objetos inanimados.

Pero, ¿cuál es la causa?

Se trata de la pregunta a la que la ciencia quiere dar una respuesta cuanto antes. La hipótesis más barajada es que se trate de un adenovirus. Pero, por ahora, no es más que una teoría que tienen que confirmar.

El pediatra y epidemiólogo, Quique Bassat, ha comentado que "en más de la mitad de los niños se ha encontrado el adenovirus, además de un subtipo específico que es el 41, y eso es altamente sospechoso". Según el pediatra, lo que ocurre con este tipo de virus en la infancia es que producen cuadros muy benignos, además de respiratorios o gastrointestinales, pero que son muy banales. "Pero esto son casos graves, que pueden ser incluso peligrosos para la vida del paciente", ha aclarado. Aún no saben si es adenovirus o una versión empeorada y más grave, o si es adenovirus que coexiste con otros patógenos -esto se debe a que algunos de los niños habían tenido covid persistente- o si es otra cosa que aún no han descubierto.

¿Por qué hay tantos casos en niños y no en adultos?

Como no está aún clara la causa, todo son solo hipótesis. Según Antonio Rivero, de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, ha explicado que "si fuera un virus, hay algunos que tienen especial impacto en la población infantil, igual que ocurre al revés, como con el Covid". También ha explicado que si se trata de algo tóxico o ambiental, podría tratarse de algo a lo que los están expuestos.

Según Bassat, si al final se trata de adenovirus, "la gran mayoría de los adultos ya han estado expuestos a ellos y, por lo tanto, ya están de alguna manera protegidos". En cambio, los niños no y, como en los dos últimos años, han estado sobreprotegidos con la mascarilla y con tanta higiene de manos. Por lo que su sistema inmunitario, al no haber estado expuesto de forma diaria muchos patógenos, no es capaz de responder y defenderse con la misma eficacia que un sistema inmune que, por el contrario, ha expuesto.

¿A qué deben estar atentos los padres?

Si Hay algo en lo que todos los expertos coinciden, y es en mandar un mensaje de calma y cautela y serenidad. Según Bassat, "los que tienen que estar atentos y preocupados son los pediatras y los epidemiólogos, que ahora tiene que investigar y entender lo que está pasando". "Los padres no deberían de preocuparse; han sido casos graves y evidentemente eso siempre preocupa, pero han sido menos de 200 casos en los últimos cuatro meses", ha agregado.

"No estamos en una situación de aumento de casos, por lo tanto, ahora mismo absoluta prudencia. No es para una alerta ni mucho menos lo que tenemos ahora mismo", ha tranquilizado Rivero.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar