Boletín

Muchas de las estrellas de YouTube tienen menos de 10 años

Todo suele comenzar como una afición, pero hay un día que el hobby se convierte en rutina y es ahí cuando se profesionalizada

Muchas de las estrellas de YouTube tienen menos de 10 años

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:33

Los niños prodigios ya no emanan de la televisión, sino de Youtube. Nativos de la era digital, son constantes creadores de nuevos contenidos. Son capaces de seducir a la cámara y arrastrar a cientos de miles de seguidores. Dotes artísticos que reportan importantes beneficios económicos a sus familias, más allá de plantearnos lo ético del hecho.

En España, existen unos 1.400 canales de YouTube dirigidos al público infantil, que generan más de cinco billones de reproducción al mes, según los datos facilitados por ‘2btube’, la principal empresa española de canales de YouTube. El 64% de los niños en nuestro país usan este canal, y a partir de los seis o siete años llegan las mini celebrity que se convierten en su guía: desempaquetar productos o los retos temáticos aglutinan las principales visitas.

La audiencia infantil ha aupado a estos la aparición de una creciente industria en torno a estos creadores menores de edad, convertidos en prescriptores para las marcas. Tanto que algunos ya contratan agencias de representación, al más puro estilo Hollywood.

La clasificación española de Socialblade, una de las herramientas de referencia para medir el grado de influencia en la red, está liderada por el canal Las Ratitas,una cuenta protagonizada por Claudia y Gisele, dos hermanas catalanas de seis y siete años que superan los 11 millones de suscriptores, y que potencias del consumo infantil como Disney Junior o Pocoyó.

En España, los menores de 14 años solo pueden abrir una cuenta de Google supervisada por sus padres, algo imprescindible para poner en marcha un canal en YouTube. En caso de que se perjudique al menor, a su integridad o desarrollo emocional, deberá intervenir la Fiscalía en defensa de sus derechos, ya que la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor ampara a los niños. Y la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantía de los Derechos Digitales también regula la protección de los menores en Internet.

La respuesta que los expertos dan a este fenómeno es la demanda. Los niños consumen YouTube y quieren ver como viven otros niños o que juguetes nuevos se han comprado. De hecho, una reciente encuesta de Adecco titulada ¿Qué quieres ser de mayor? Entre las 10 primeras respuestas aparecía la opción de youtuber.

Todo suele comenzar como una afición, pero hay un día que el hobby se convierte en rutina y es ahí cuando se profesionalizada. El boom de los seguidores comienza a ser cada vez mayor, incluso participan en la elaboración de los contenidos los familiares. Las casas se convierten en auténticos sets de grabación y todos participan en una cada de producción. Convirtiendo el núcleo familiar en un espacio público donde tienen cabida todo tipo de temáticas.

Según señalan varios expertos, la exposición pública de los menores no es ninguna novedad. Ha cambiado la metodología y también los formatos. Los niños youtubers de hoy podían ser perfectamente los integrantes del grupo Parchís de los años 80s. Por lo que, aunque los métodos estén cambiando, la exposición pública de los niños es algo que ya tiene cierto recorrido.

Lo más