Si te gusta el queso, Suiza es tu lugar de destino estas vacaciones

Elaborados con leche de vaca cruda, los quesos de Suiza son unos productos hechos artesanalmente en pequenos comercios

Si te gusta el queso, Suiza es tu lugar de destino estas vacaciones

 

Antonio Mateo
@matteos_a

Redactor informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 00:41

Hay alimentos a los que es difícil decir que no. Si te gusta el dulce, el chocolate es una experiencia insuperable. En cambio, si te gusta el salado, es difícil decirle que no al jamón o al queso. Sea cual sea el tipo. Más curado, menos. De cabra o de oveja.

Si eres un amante del buen queso, Suiza puede ser tu nuevo lugar de referencia, y es que allí este producto es cuestión de Estado. Se elabora principalmente con leche cruda de vaca. Y a estos animales no se le someten a ningún antibiótico ni pasto. Sólo comen hierba. Lo que permite obtener una elaboración mucho más pura.

¿La leche cruda es sana?

Frederic Corbacho, director de Quesos de Suiza, ha explicado a "Fuera de Carta" el secreto que permite a este producto ser completamente seguro. "Nosotros calentamos la leche hasta una temperatura de 56 grados, lo que permite mueran todas las bacterias pero no se pierdan la mayoría de sus propiedades”, ha contado. Cuando la leche llega a 60grados, la leche se pasteuriza y mata muchas cualidades de la leche.

CuIdado al detalle

En Suiza no existen grandes fabricas de quesos. El producto se elabora en pequeños establecimientos que trabajan artesanalmente. Es la forma de conseguir el sabor “más autentico”. Cada elaboración tiene detrás mucho trabajo. Para algunos tipos de quesos se necesitan 500 kilos de leche para conseguir 45 kilos de queso.

Maridaje

Desde Quesos de Suiza recomiendan un vino “que no mate al producto original”. Es el caso de un vino blanco con poca graduación, no se aconseja un reserva”. Pero el abanico es más amplio, se puede comer “con un té o con cava". "Lo importante es no consumirlo con un refresco de cola”, ha añadido. 

Maestro quesero

Convertirse en maestro quesero en Suiza no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Son seis años de intenso trabajo y estudio ya que “no solo hacen queso”. En las más de 700 pequeñas queserías que existen en este país apenas rabajan en casa una de ellas 4 personas. Tienen que controlar todas las áreas.

Lo más