• Jueves, 20 de junio 2024
  • ABC

COPE

Once pueblos para conocer otra Cantabria esta Semana Santa: como un menú mar y montaña

Por su paisaje, por ser escenarios de películas, por su historia, por sus calles y casonas algunos de ellos no los encontrarás en ninguna guía

Cantabria, mar y montaña
Jefe de Redacción de COPE Cantabria

Cantabria

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 09:12

Si Cantabria es tu destino elegido para pasar estas vacaciones de Semana Santa, seguro que una de las razones que has tenido en cuenta es su paisaje. Un paisaje que como en los buenos restaurantes combina a la perfección el mar y la montaña.

Con estas once recomendaciones queremos que salgas de los típicos recorridos sabiendo que pueblos conocidos como San Vicente de la Barquera, Castro Urdiales, Santillana del Mar, Comillas, Cartes o Potes son localidades que sí o sí merecen una visita.

De hecho, raro es que alguno de los 102 pueblos que conforman esta región no tenga una excusa para ir.

LIENCRES

Liencres


Más que por el pueblo en sí, maltratado por el turismo voraz de los años 70 y 80, la localidad debe todo su encanto al maravilloso trozo de costa al que pertenece, la Costa Quebrada. Por suerte, en 1986, antes de que la presión urbanística acabara con ellas, las dunas de Valdearenas y los alrededores costeros en Liencres fueron declaradas Parque Natural. Un paseo por el monte que las rodea, hasta llegar a la playa, es imprescindible en una escapada diferente a Cantabria. Terminar el día con la ría de Mogro al frente, es un plan que difícilmente olvidarás.

CÓBRECES

Cóbreces


Todo aquel que haya hecho el Camino de Santiago por la costa, tendrá en mente este tramo de acantilados quebrados e increíbles. La cascada del Bolao o la playa de Luaña son dos excusas que regala la naturaleza para disfrutar de una visita, pero además arquitectónicamente es un regalo de parada. La Abadía Cisterciense de Viaceli, visitar la Iglesia de San Pedro o el Palacio de los Villegas, las casas solariegas clásicas como las de Cossio o Gómez Toranda, bien merecen esta recomendación.

PECHÓN

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Pechón


Está situado en un saliente con forma de pecho -de ahí Pechón, dice la leyenda rural- entre la Tina Menor que es la desembocadura del Nansa, y la Tina Mayor, que es la del Deva. Ambas rías, más la playa de Pechón y sus alrededores, sitúan al pueblo en un lugar único, que anuncia lo que va a ser la costa siguiente, la de Asturias. En Pechón, además del paseo hasta la playa o la ría de El Sable-Tina Menor, merece la pena dar una vuelta por su núcleo trasero y disfrutar de un par de calles que recuerdan y respetan como eran las casas cántabras con la solana en la fachada y sus ristras de maíz o de pimientos.

MOGROVIEJO

Mogroviejo


Entre los Picos de Europa, esta Mogroviejo, un pueblo de película, que Heidi descubrió para el mundo. Aquí se situó la casa de Pedro, el inseparable amigo de Heidi, se recreó un mercado típico suizo, una oficina de correos y escenas como la llegada de la señorita Rottenmeier en su coche de época. Un paseo por sus valles, sus casas de la montaña, su naturaleza, es más que revitalizante: es vida.

BÁRCENA MAYOR

Bárcena Mayor


Ya que hemos hablado de un pueblo de película, este es otro que un director de cine, Mario Camus, colocó en el mapa. Este cántabro universal, rodo aquí Los días del pasado, la historia de la maestra Marisol que se enamora del maquis Antonio Gades. De hecho era un pueblo destinado a desaparecer en los años 60-70, pero su suerte cambió al pasar a formar parte de la ruta de los “foramontanos”.

El pueblecito, al que no se puede acceder con el coche, pertenece al municipio de los Tojos, situado en el valle del Saja, en las orillas del río Argoz. y pasa por ser el más antiguo de Cantabria

COSÍO

Cosío


Es uno de los tesoros de Rionansa, un placer de visitar, admirar su piedra de sillería, sus casonas, torre y arquitectura, además de la comarca en donde se sitúa, la del valle del rio Nansa, el gran salmonero. Hay varias casas construidas entre los siglos XVII y XVIII que no te puedes perder durante tu paseo.

CARMONA

Carmona


Carmona es un pueblo entero declarado Conjunto Histórico-Artístico y se encuentra entre los valles del Saja y del Nansa, un maravilloso enclave natural. Sin duda, es uno de los pueblos encantados de Cantabria y en 2019 fue declarado uno de "Los Pueblos Más Bonitos de España". Basta con pasear por sus calles para confirmarlo.

LOMA SOMERA

Loma Somera


Una joya por descubrir, forma parte de los 53 pueblitos que conforman Valderredible, la comarca más al sur de Cantabria, donde arte rupestre y románico son un placer para los sentidos. Sus dos calles principales, las fuentes y la ermita de San Miguel, del siglo XVI, son un valor que añadir a la tranquilidad de la zona.Por si esto fuera poco, la Piruta, un roble monumental que forma parte de la ruta de los Robles Milenarios, es motivo más uqe suficiente para acercarse.

VEGA DE PAS

Vega de Pas


Capital del Valle del río Pas, cuna de los valles pasiegos. Para llegar a Vega hay que entrar por carreteras que descubren en los altos las cabañas donde pasaban el invierno con sus animales los habitantes del valle.Pasear por Vega de Pas, es descubrir, por ejemplo, la historia maravillosa, casi olvidada, de las amas de cría para los Reyes de España. Su museo etnológico es uno de los mejor cuidados y junto a la casa del doctor Madrazo merecen una parada.

LABARCES

Labarces


Pertenece a la comarca de Valdáliga y no lo verás en ninguna de las listas habituales de pueblos hermosos, pero también merese una visita. Conserva algunas casonas indianas notables que puedes admirar tras sus cancelas; la capilla gótica de la Virgen del Endrinal de principios de XVI; la Iglesia Parroquial de San Julián, del barroco montañés del XVII; la capilla de la Virgen del Camino, también del XVII, son paradas obligadas en el recorrido por sus calles.

ABANILLAS

Abanillas


Es uno de los 14 pueblos del Val de San Vicente, la comarca de Cantabria limítrofe con Asturias. Está incluido en la Ruta de los Maquis de este territorio, pero lo más impresionante son sus vistas sobre los Picos de Europa, con el Naranco vigilante, y el mar Cantábrico, que se divisa un poco más arriba del cementerio. Una pena que una de sus joyas arquitectónicas, el palacio de los Noriega del Pozo, del siglo XVI, esté casi derruído.

Un último consejo, no te marches sin llevarte unas semillas de los tomates de Abanillas, que se han convertido en unos de los mejores de Cantabria.




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Juanma Castaño

Escuchar