En 2017 en Mallorca

Absuelto el acusado de una agresión sexual en el Firó de Sóller después de que otro se haya autoinculpado

Aunque la confesión fue hace unos días hoy se ha sentado en el banquillo de los acusados. La Fiscalía le pedía 7 años de cárcel

Absuelto el acusado de una agresión sexual en el Firó de Sóller después de que otro se haya autoinculpado

RedacciónPalma

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:18

La Fiscalía y la acusación particular han retirado hoy la acusación contra un hombre por una agresión sexual a una mujer, ocurrida en mayo de 2017 en el Firó de Sóller (Mallorca), de manera que la Audiencia de Palma le absolverá, después de que una prueba videográfica y la confesión de un tercero exculpen al acusado.

La prueba videográfica se aportó hace unas semanas. Se trata de un análisis realizado por un perito privado sobre unos vídeos captados por la cámara de seguridad de una oficina bancaria de Sóller. El material estaba en la causa desde la fase de instrucción, pero consistía en numerosas horas de vídeo en las que costaba identificar a las personas que aparecían, especialmente teniendo en cuenta las aglomeraciones propias de las fiestas populares. Ha sido la defensa quien ha realizado la pericial, que se ha aceptado por las acusaciones.

Por otra parte, la confesión se produjo menos de una semana antes del juicio, cuando un amigo del acusado se personó en un Juzgado para realizar una declaración voluntaria en la que se autoinculpaba. Además, este joven ha indemnizado a la víctima con 3.000 euros -la cantidad que la Fiscalía solicitaba al acusado- y ha pedido perdón a la chica.

Al inicio de la vista, en el trámite de cuestiones previas, el abogado de la víctima ha anunciado su intención de retirar la acusación a la vista de estas nuevas pruebas. A pesar de este giro de los acontecimientos, la Sala ha considerado necesario continuar con el juicio. Con todo, la vista se ha acortado sensiblemente -estaba programada para dos días- porque las partes han decidido renunciar a numerosas testificales, si bien el Tribunal ha insistido en que se llamase a declarar al joven que firmó la confesión.

Tras practicar la prueba y retirarse las acusaciones, la Sala ha avanzado que dictará una sentencia absolutoria. Paralelamente, se instruirá un procedimiento por un delito contra la libertad sexual contra el joven que se ha autoincriminado.

FIRÓ DE SÓLLER DE 2017

Los hechos se remontan al 15 de mayo de 2017, en el marco del Firó de Sóller, una celebración que atrae a numerosos visitantes a este pueblo de la Serra. Esta cita incluye fiestas de 'Moros y Cristianos' en las que los participantes se dividen en dos bandos, se disfrazan y representan una batalla histórica.

La víctima denunció que, durante la fiesta, se separó de su grupo y una persona le dio una palmada en el trasero, y que cuando se le encaró, el hombre le tocó los pechos. Según su relato, fue rodeada por otras tres personas más y sometida a tocamientos. Contó que le intentaron bajar los pantalones sin conseguirlo y que introdujeron la mano por dentro de la ropa, sin llegar a los genitales.

En su declaración este lunes en la Audiencia, la chica ha declarado que notó que le tocaba "todo el mundo" pero ha insistido en que no estuvo implicado el acusado. Además ha matizado que ella podría haber "percibido" que la estaban tocando cuando la estaban pintando con betún. Cabe apuntar que, en las fiestas de moros y cristianos de Sóller, es habitual que los hombres que se disfrazan del bando sarraceno pinten de negro la cara a las chicas, y como ha declarado un policía local, es normal que todos los participantes vayan manchados.

Ante esta declaración, el Tribunal ha preguntado insistentemente a la joven para aclarar lo sucedido, ya que "en la denuncia habla de tocamientos de pechos y genitales", y por tanto habría una "alteración sustancial" del contenido. Finalmente, la joven ha ratificado que le metieron la mano en el pantalón.

Asimismo, algunos policías locales de Sóller han declarado que en varias ocasiones la chica identificó al acusado como el agresor, y que en el momento en el que fue atendida manifestó haber sufrido abusos sexuales.

EL ACUSADO: "A DÍA DE HOY, NO LO ENTIENDO"

En su declaración el acusado ha manifestado que no sabe por qué ha llegado a sentarse en el banquillo. "Todavía, a día de hoy, no lo entiendo", ha dicho el hombre.

El acusado ha contado que fue a las fiestas de Sóller "con un montón de amigos" y que no vio el incidente de la palmada en el trasero. Se encontró antes con la víctima y conversó con ella, bromeando sobre que iba "muy limpia para estar en el Firó". Le pintó la cara, pero "no con intención sexual" sino porque es propio de la fiesta.

Más tarde, vio a la joven acompañada de un policía, con expresión de angustia, y asumió que sería porque habría perdido a sus amigos. El hombre ha indicado que la chica le señaló con el dedo. Cuando se acercó a saludarla, el policía le retuvo en un portal y posteriormente fue conducido a dependencias de la Guardia Civil.

El acusado ha explicado que entregó a la Guardia Civil la ropa que llevaba puesta ese día, puesto que la chica declaró que el agresor iba vestido de rojo y él iba de verde. "Yo he ayudado lo que he podido, la verdad", se ha lamentado.

Finalmente ha declarado el joven que fue al Juzgado para confesarse autor de la agresión. El hombre ha reconocido que le tocó el trasero a la víctima y que después ella se le encaró. Además, ha dicho estar "segurísimo" de que su amigo no participó.

Lo más