Boletín

Debates para reflexionar

El editorial de César Lumbreras en 'Agropopular'

Debates para reflexionar

 

César Lumbreras
Agropopular

'Agropopular'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:45

Los dos debates televisados que han tenido lugar a principios de esta semana se han caracterizado por el olvido de los asuntos del campo. Los intereses directos de los agricultores y de los ganaderos fueron uno de los grandes ausentes, aunque no el único. Las candidatos que participaron en esos actos no hablaron ni de la PAC, ni de la política agraria interna, pero es que tampoco debatieron sobre la política de aguas (importante para todos los ciudadanos) ni sobre el cambio climático o sobre asuntos medioambientales.

Tampoco se refirieron, por ejemplo, a la negociación del Marco Presupuestario de la UE para el periodo 2021-27, de la que depende el dinero de la PAC, ni a la situación de la propia UE como tal, aquejada por graves problemas, ni al encaje de España en la misma. Cualquiera que haya contemplado esos debates se habrá llevado la impresión de que España está sola en el mundo, porque tampoco hubo referencias a nuestra política exterior, ni a las relaciones de nuestro país con, y son tan solo dos ejemplos, Marruecos y Estados Unidos.

Los intereses directos de los agricultores y de los ganaderos fueron uno de los grandes ausentes

A la vista de lo que había pasado durante los últimos meses existían fundadas esperanzas de que el problema de la despoblación, que afecta de forma muy directa al medio rural, se convirtiese en uno de los asuntos estrella de esos debates. No fue así y este fenómeno apareció allí de forma tangencial y metido “a capón”. Se puede argumentar que en los mítines de los partidos políticos sí que ha habido referencias a las cosas del campo. Y es verdad. Pero también lo es que, en los dos actos centrales de la campaña, el campo y sus cosas, entendidas en sentido amplio, no han estado presentes. Es algo que debe mover a la reflexión de los responsables de las formaciones políticas, pero también de los ciudadanos y de la propia gente del campo, que sigue contando muy poco. Toca reflexionar y no solo hoy.

Lo más