Luis del Val: "Con Lastra, los asturianos están tranquilos, los totalitarios de ERC no les quitarán un euro"

El colaborador de Herrera en COPE analiza las negociaciones del PSOE con ERC

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:23

En la negociación de cualquier divorcio hay dos aspectos fundamentales, que son los más espinosos: la custodia de los hijos y el dinero. En el divorcio que quieren forzar los totalitarios secesionistas, los hijos, o sea, el 52% de los catalanes que quieren seguir siendo españoles, no cuentan, porque según la ideología totalitaria quien no es secesionista es un traidor o un ciudadano inferior al cual se le hará entrar en razón, en cuanto se consiga el divorcio. Estos hijos, tampoco existen para la otra parte, en este caso el Gobierno en funciones, porque ahora que está negociando no va a echar por tierra la investidura por un quítame esa custodia.

El segundo problema es el dinero, y eso también parece que está arreglado. Hace siete años, en plena crisis, se creó el FLA, el Fondo de Liquidez Autonómica para ayudar a las autonomías y, según informa ABC, y se ha comentado en este programa, de los 20.000 millones de euros que hay el año próximo para las 17 autonomías, la mitad de ese dinero irá destinado a Cataluña. Aunque uno es de letras, parece que el 13% de los habitantes españoles de un territorio se lleva la mitad, y deja la otra mitad para el 87% restante. Bien. Hay que reconocer que estamos ante un cambio de valores histórico, porque el insulto, la extorsión, la deslealtad, la amenaza, la corrupción y cualquier delito se ven ampliamente recompensados. Como los españoles que no son totalitarios secesionistas tienen una inteligencia inferior, tal como descubrió el antropólogo Joaquín Torra, y admiten que el 13% sea superior al 87%, el PSOE no tiene nada que temer en las próximas elecciones, porque el 83% estará entusiasmado en votar a los socialistas, que con tanta habilidad saben negociar con los totalitarios y se muestran exigentes y no admiten para nada que castellanos o murcianos o andaluces se tengan que sacrificar, faltaría más. Menuda es Adriana Lastra, una de las estrellas de la negociación. Ella, que es diputada por Asturias, de ninguna manera admitiría que los asturianos fueran discriminados, ni en el dinero, ni en nada. Con Adriana Lastra en la mesa de negociaciones, los asturianos pueden estar tranquilos, porque los totalitarios de Cataluña no les van a quitar ni un euro. Y, luego, los que no tienen la inmensa suerte de tener una valedora, siempre podrán consolarse, porque el gran investigador de política territorial, Miguel Iceta, ha descubierto que existen ocho nacionalidades en España, algunas de las cuales, a lo peor, ni se hubieran enterado de no ser por los desvelos y profundas indagaciones del compañero Iceta, compañero de Esquerra, sobre todo, y dueño de un PSOE que de la mano de Iceta se encamina hasta la victoria final. El PSOE se ha instalado en el Carpe diem. Lo dejó escrito Horacio en una de sus odas: Abraza el día y confía poco en el futuro. El día es la investidura. Y ya está resuelto el problema de los niños y el problema del dinero. Puede que a algunos les parezca injusto, pero habrá divorcio.

Lo más