Audio

Herrera a las 8, jueves 5 de diciembre

Rajoy reclama en la presentación de su libro los grandes consensos del PP y PSOE 

Tiempo de lectura: 4Actualizado08:59

Señoras, señores, me alegro, ¡buenos días!

Ya es jueves. Ya es 5 de diciembre del 2019. Hoy va a llover Comunidad Valenciana, este de Cataluña, Baleares y vaya la que cayó ayer en Cataluña, que hasta se inundó el metro, el metro de Barcelona. Hoy mucha precaución en la carretera porque arranca el puente de la Purísima y de la Constitución y se esperan más de seis millones de desplazamientos habida cuenta que, además, el próximo lunes es festivo en bastantes comunidades autónomas. 

¿Hay problemas de circulación en algún lugar? Bueno, sí, pero lo que hay, por ejemplo, es que está interrumpido el AVE entre Gerona y Barcelona por la presencia de un coche en las vías. La presencia intencionada lógicamente. El coche lo han dejado en las vías al paso por Vilobí a las 4 de la mañana, lo han incendiado, según ha informado Renfe en una comunicación, en fin, lo han pagado, a las 6 lo han retirado de la zona y ahora se trabaja para reanudar el servicio que probablemente ya esté reanudado.

Bueno, ayer estuvimos en la presentación del libro de Mariano Rajoy y digamos que tuvimos un déjà vu porque estaba allí todo lo que ha sido, nos ha sido informativamente muy familiar a lo largo de estos años del 'Marianismo' o del Partido Popular en el poder y, además, bueno, pasó un poco más o menos lo que nos pasó hace un par de días al escuchar las palabras del Rey hablando del espíritu de la concordia.
Tuvimos esa sensación de que "hay que ver qué razón tiene este tío", pero qué lejos estamos de esa España más o menos moderada. Ayer Rajoy puso orden en los recuerdos, escrutó  decisiones como presidente con la perspectiva que da, hombre, saberse ya  una parte de la historia, aunque sea de la historia de hace un rato. 

Rajoy llamó irresponsable a quien rompa la fórmula de sentido común que consiste en que PP y PSOE deben ir de la mano en los grandes asuntos de Estado. No mencionó a Sánchez, pero todo el mundo captó el mensaje y nos dejó este consejo. Bueno, al tito Rajoy.

Pues yo no sé por qué empiezo a hablar de Sánchez después de hablar de los doctrinarios. Miren, hay algunos que no se lo acaban de creer, hay algunos que se malician, que no, que no, que Pedro Sánchez no está de verdad queriendo urdir un acuerdo con Esquerra y con Podemos. Yo no sé qué más les hace falta. Cada vez lo tiene más claro. Avanzar como un Panzer a través de una enorme maraña de contradicciones con tal de seguir en la Moncloa, que es su objetivo. 

Miren, en la fraseología de Sánchez lo más fácil es que no entienda nada y se quede sumido en una profundísima confusión porque este tipo es así. En una misma comparecencia, en una misma comparecencia puede ser capaz de pedir el apoyo de PP y Ciudadanos y dos líneas más hacia delante acusarles de ultraderecha, de apéndices, de insultarles, es decir, en la misma comparecencia.

Mientras tanto va avanzando la negociación con Esquerra Republicana. Es muy interesante esto que les voy a contar porque él lanza un anzuelo, Sánchez lanza un anzuelo, dice: "todos los acuerdos que se hagan con Esquerra tienen que ser dentro de la ley y, además, los vamos a hacer públicos". Y el anzuelo lo coge Esquerra y dice: "A ver si ahora va a resultar que no, que qué es esto de obligarnos a respetar la ley. Pues ya nos veremos el próximo martes si nos vemos". Y estas desavenencias, no les diré que están pautadas una por una, pero vamos, que están contempladas en esta negociación. Luego llega José Luis Ábalos y cuando todo está más oscuro y enrevesado pues lo oscurece un poco más con su prédica.

¿Qué habrá querido decir con eso? ¿Qué es eso del cauce de expresión? ¿Qué clase de cauce de expresión se está pergeñando para que esta gente no tenga que saltarse el ordenamiento jurídico? Pues está preparando algo o, la verdad, son muy incautos. Ayer dejaba como evidente Ábalos que había un conflicto político en Cataluña. Tan evidente que su jefe lo negaba  hace dos semanas, dos semanas, pero da igual porque como les digo, puede decir una cosa y la contraria.

Y miren, lo de los cauces de expresión, en una democracia los cauces de expresión son los parlamentos. Todo lo demás son historias para no dormir. Otra de las cosas que seguramente reclamará Esquerra es que Junqueras esté en libertad inmediatamente. Y la Junta de Tratamiento de la cárcel de Lledoners, pues va a clasificar a los presos del proceso antes del día 14, seguramente el próximo jueves 22, es decir, podría estar en libertad para la investidura. 

Es una especie de régimen de semilibertad como el de Oriol Pujol, a la carta. Ya saben ustedes que, además, los dos mamporreros de este gobierno, que son los dos líderes sindicales el de UGT y Comisiones Obreras, fueron al vis a vis en la cárcel a ver a Junqueras. ¿Qué pintaban Pepe Álvarez y Unai Sordo rindiéndole pleitesía a Junqueras, diciendo: "no, hombre, es que Esquerra es un partido progresista, tan progresista, tan estupendo? Sí, sí, pues todo lo que tú quieras, pero hablando de...

Miren, los empresarios han hecho un último intento para pedir moderación absolutamente baldío. Círculo de Empresarios ha escrito una carta abierta en la que pide a Sánchez que rompa con Podemos, que se olvide de negociar con Esquerra, que mire hacia el PP y Ciudadanos para los grandes retos que tiene el país. Tiene muy buena intención, pero oigan, que no quiere, que no quiere, que lo que quiere es pactar con estos, que es aquellos a los que les gusta. No, por favor, moderación, mucha moderación, pues ya veremos qué moderación. Que no se revoquen reformas, pues lo primero que harán será revocarlas. 

Miren, los datos del paro, que son los peores desde 2012, le dan la razón. Por ejemplo, hay que hacer pedagogía con el salario mínimo interprofesional y la reforma laboral. Subir el salario mínimo, lo decía el otro día el secretario Estado de Seguridad Social, tiene muy buena prensa, pero es que destruye empleo desgraciadamente por una razón: si los ingresos de las empresas no crecen, aumentar costes salariales, es decir, lo que se lleva el trabajador y las cotizaciones para el Estado, eso repercute la subida sobre una parte de la plantilla, es decir, una empresa pequeña con cinco empleados, cuatro, efectivamente, verán subido su salario, pero uno va a ser despedido, y desaparecen empleos o se van al mercado en negro, al cobro en b.

Y ocurre lo mismo con la reforma laboral. No se hizo para abaratar el despido, sino para dar un comodín a las empresas para que no cerraran, que lo han hecho 500.000, que aguantaron un poco más. Hablamos de un país donde más o menos el 70% de las empresas son pequeñas y generan en torno al 70% del empleo y de los ingresos fiscales del Estado.

Aquí hay un debate a realizar. Un debate que en realidad es una paradoja, es decir, oiga, este es un país con salarios bajos, en algunos casos muy bajos. Sin embargo, ¿por qué subir el salario mínimo interprofesional puede perjudicarles a los trabajadores? Esa es la la pregunta más difícil de contestar de todas.