COPE

Sergio Barbosa: “El PP cree haber encontrado un carril que conduce directamente a Moncloa”

El análisis de la actualidad de Sergio Barbosa tras la dimisión de Oltra y las consecuencias del batacazo electoral del PSOE en Andalucía

Sergio Barbosa

Sergio Barbosa

Periodista

Tiempo de lectura: 7'Actualizado 15:39

Vídeo

¿Qué tal, buenos días? Saludos de Sergio Barbosa, en nombre de la gente que hace posible ‘Herrera en COPE’ en este miércoles 22 de junio de 2022.

Miren, cuando arranca una nueva jornada, cuando uno se sienta así al borde la cama, buscando las fuerzas para ponerse en pie y empezar el día, siempre va muy bien, en la medida de lo posible, hacer un ejercicio de optimismo: pensar en las cosas buenas que puedan pasar ese día.

Y hoy, con un poco de suerte, cruzamos los dedos para que las tormentas que van a caer, en diversas zonas de la mitad norte, sirvan para refrescar la tierra y ayudar a contener los fuegos que siguen activos, aunque parece que lo peor ya ha pasado.


EL DESPERTAR DE PEDRO SÁNCHEZ


Esta mañana, por cierto, Pedro Sánchez visita Zamora, donde se ha vivido el peor incendio que se recuerda en Castilla y León y donde se ha abierto el debate de si se actuó a tiempo o se pudo hacer algo mejor. Algunos se malician que Sánchez va allí a asomar los bigotes, justo cuando se escuchan críticas contra el gobierno de Castilla y León, formado por PP y Vox.

Aunque también es verdad que la visita del presidente a la zona puede que no busque ese tipo de rédito político. Sino, simplemente, que es que a Sánchez le ha dado ahora, de repente, por hacer muchas cosas.

Fíjense, anoche habló con Joe Biden para preparar la Cumbre de la OTAN, esta mañana se va a Zamora a visitar los afectados por los incendios, luego se va a Bruselas al Consejo Europeo, el sábado Consejo de Ministros Extraordinario para aprobar nuevas medida anticrisis.... Y no contento con eso, a los suyos también les ha dicho que se pongan las pilas.

Biden telefonea a Sánchez para agradecer el esfuerzo de España al organizar la cumbre de la OTAN



  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Hoy manda a Cataluña a Félix Bolaños, para que se reúna con el gobierno catalán, a ver si hace las paces de una vez con Esquerra que falta hace si quieren acabar la legislatura. Y, además, como los andaluces ya han votado, ya no hace falta esconderse. Se acabaron los remilgos por si a los andaluces les sentaba mal que el PSOE esté más pendiente de satisfacer a los separatistas que a otros territorios.

Hoy, por cierto, se cumple un año de la concesión de los indultos a los golpistas del 1 de octubre. Y menos mal que los indultos eran para mejorar la convivencia. Porque menudo bochorno y menudo petardazo hemos pegado con la candidatura de los Juegos Olímpicos de Invierno. Como Cataluña y Aragón no han sido capaces de ponerse de acuerdo, hemos tenido que renunciar después de haber pedido al COI que nos tuviera en cuenta. Es una metáfora de lo cainitas que podemos llegar a ser, cuando solo somos capaces de pensar en el terruño.

Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español

Alejandro Blanco asegura que la selección irá cogiendo forma "partido a partido"AFP7 vía Europa PressEuropa Press


En todo caso, ya les digo. Un año después de los indultos a los separatistas catalanes, lo que tiene al Gobierno inquieto es el siniestro total que ha sufrido en Andalucía, antiguo granero de votos del PSOE, junto a Andalucía.

Y sea porque lo recoge el manual de resistencia de Sánchez, o sea porque se los come el ansia viva, la reacción del Gobierno al pánico de que estemos ante un cambio de ciclo ha sido poner cara de velocidad, como el conejo de ‘Alicia en el País de las Maravillas’.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez

OLIVIER HOSLET



DIMISIÓN DE MÓNICA OLTRA


Y no sabemos si será consecuencia de todo ese vendaval de medidas que ha tomado el PSOE de golpe para olvidar el mal trago de Andalucía, pero el caso es que en Valencia han presionado lo suficiente para que se marche la socia de gobierno que no se quería ir ni con agua hirviendo.

Dimisión arrastrando los pies, lloriqueando, haciéndose la víctima y lanzando teorías conspirativas de la vicepresidenta del gobierno valenciano, imputada por algo tan grave como es el presunto encubrimiento de los abusos sexuales a una menor, por parte del que era su marido, estando la menor supuestamente tutelada por la consejería de Oltra. Nunca dejará de sorprendernos la capacidad que tiene un sector ideológico de la política española de dividir el mundo en buenos y malos.

Audio


Los otros, los que no piensan como nosotros no son compatriotas o paisanos con los que hay que convivir. No, son los malos, son gente a combatir. Y nosotros, en cambio, somos buenísimas persona, somos “gente decente”, que es una expresión que les gusta mucho usar como si los demás fueran “indecentes”, en una concepción muy moralista del mundo cuando curiosamente esta gente suele renegar de la moral cristiana, propia de nuestra cultura.

Bueno, pues después de reservarse para ellos mismos el papel de “buenos de la película”, claro, aunque se vean envueltos en casos absolutamente escabrosos, luego resulta que o no dimiten o si lo hacen es, a base de montar el circo victimista.

Y todo, para acabar haciendo gala de un cinismo y de una hipocresía que clama al cielo porque la Mónica Oltra que estaba en la oposición no hubiese tenido ni media brizna de comprensión para un político del otro bando, de los que para ella son malos, si estuviese imputado por lo que ella está ahora imputada.

Vamos, no hubiera tenido ese político “España para correr” con todas la banderías feministas y progresistas quede entonces sí, hubieran mostrado una empatía enorme con esa muchacha que ha sido abusada y a la que han dejado bastante sola. Lo cual demuestra que, a veces, algunos campeones del feminismo en realidad se sirven del feminismo, de forma instrumental, para hacer política

Así que a Oltra la han tenido casi que empujar para que se fuera después de habernos regalado un espectáculo, que ya forma parte del salón de los horrores de la política española. Te imputan por encubrir abusos a una menor y te pones a saltar y a bailar con un sombrero naranja hasta el punto de incomodar incluso a los que, hasta ese momento, habían hecho todo lo posible por echarte una mano, mirando para otro lado.

Pues ahí tienen un ejemplo de dirigente de la supuesta “nueva política”, que ha acabado tomando su propio veneno. Papelón, por cierto, para Yolanda Díaz que apostó por Oltra como una de las chicas de la nueva-nueva política que quiere poner en marcha.

Bueno, a nadie se le escapa que Oltra ha tenido que resignarse a dimitir y tomar su propia medicina, porque el socialista Ximo Puig no está, ahora mismo, para aguantar demasiados lastres. Ni él, ni el resto de barones socialistas que están ahora con el miedo de que el desgaste del sanchismo se los lleve por delante en las autonómicas de 2023.

Yolanda Díaz, futura ministra de Trabajo: La defensora del comunismo que hace temblar a los empresarios

 



LA RECETA DEL PP PARA LLEGAR A MONCLOA


El otro miedo que sobrevuela a una parte del espectro político español es si se acabará la legislatura antes de tiempo. De momento, el Frankestein anda con esa inquietud de si el chollo de Pedro Sánchez puede estar tocando a su fin. Ni el PNV, que no tiene una bola de cristal, pero sí que hizo de King-Maker, de hacedor de reyes, para colocar a Sánchez en Moncloa, traicionando a Rajoy, a saber ahora qué pasará a la vuelta del verano.

Y, miren, todo el desconcierto que se ve ahora en la izquierda y el separatismo resulta que en el Partido Popular se convierte en optimismo y confianza en ellos mismos. Tanto, que hasta Núñez Feijóo tuvo ayer que pedir a los suyos que no caigan en el triunfalismo.

La dirección del PP recibió ayer en Madrid a Juanma Moreno, casi, casi bajo palio, como el nuevo héroe del centro-derecha moderado. Y Feijóo pidió eso, no caer en el triunfalismo, aunque sí mostró una gran determinación.

El líder del PP dice estar convencido de que su partido, con su receta de centro-moderado, va a sacar a Sánchez de Moncloa. El día que Oltra dimitía, Feijóo llamaba “vieja política” a la fue conocida como la “nueva política”.

El Partido Popular cree haber encontrado un carril que conduce directamente a Moncloa, que pasa por vender lo que ha vendido Moreno en Andalucía. Es decir, no hace falta recordar demasiado los ERE del PSOE, ni hace falta incidir demasiado en los pactos con el separatismo, con vender moderación y solvencia, la frivolidad el radicalismo y la obsesión de favorecer solo a las minorías harán que el sanchismo caiga por su propio peso.

Juanma Moreno



OPERACIÓN 'SALVAR AL PRESIDENTE SÁNCHEZ'


Y, miren, lo curioso de todo esto es que, en el fondo, el PSOE sabe perfectamente por dónde le viene la herida. Otra cosa es que quiera o pueda enmendarse. Porque Sánchez no puede sobrevivir sin sus socios parlamentarios y estos le dejaron claro ayer que debe insistir en las políticas y las amistades que han contribuido a desgastarle.

Por eso, una vez pasadas las elecciones andaluzas, les ha faltado tiempo para convocar para hoy una reunión entre el ministro Bolaños y el gobierno de la Generalitat de Cataluña, para ver si hacen las paces tras el caso Pegasus. Retrasar esta reunión para que no coincidiera con las elecciones en Andalucía, es una manera de tomar el pelo a los andaluces. “Ahora que ya habéis votado, volvemos a dar prioridad a los que realmente nos importan”.

Y lo que también van a reactivar, en parte también para limar asperezas con los separatistas, es eso que llaman la Ley de Memoria Democrática.

Todo esto formaría parte del peaje ideológico y las amistades tóxicas de las que no pueden prescindir, pero en esa hiperactividad que le ha dado ahora al Gobierno lo más destacado puede que sea la gran palanca de la economía, que es con la que quieren impulsar la operación ‘salvar al presidente Sánchez’. Operación que también pasa por potenciar el perfil internacional del presidente del gobierno:

-El jueves y viernes, cumbre europea de Bruselas.

-Anoche, conversación de 20 minutos con Joe Biden y el ucraniano Zelenski para preparar la Cumbre de la OTAN de la próxima semana.

-Y entre el Consejo Europeo y la Cumbre de la OTAN, encajamos el sábado un Consejo de Ministros extraordinario para prolongar y ampliar el paquete de medidas anticrisis. Veremos qué aprueban y si vuelve a haber un choque PSOE- Podemos, a cuenta de las medidas.

De momento, Yolanda Díaz insiste en meter con calzador, a través de decreto ley, una subida de impuestos a las eléctricas, bonificar a la mitad el transporte público y conceder el descuento del carburante, en función de la renta.

Y por lo dicho ayer por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, se diría que el PSOE puede haber empezado a entender que no sólo puede aprobar medidas para los más vulnerables, sobre todo si el coste de esas medidas recae en la clase media que, a duras penas, todavía se mantiene de pie.

Tras el fiasco de Andalucía, tras perder al funcionario de la Junta, el PSOE hace énfasis en no olvidarse de la clase media. Hombre, Sánchez intentará levantar la bandera de la economía, pero hasta en eso le va a costar cuadrar el sudoku.

Porque la competencia con Podemos va a ir a más y a buen seguro van a chocar a la hora de sacar adelante medidas como la actualización de las pensiones en función del IPC con la Autoridad Fiscal recordando ya que, para cumplir con Bruselas, el Gobierno deberá hacer un ajuste extra de 15 mil millones el próximo año, año de elecciones autonómicas y locales y con las generales a la vuelta de la esquina.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno



RENUNCIA DE LOS DOS SECRETARIOS DE ESTADO


Tal vez todo ese estrés tenga mucho que ver con el mar de fondo que se ha detectado en el ministerio de Seguridad Social. Justo cuando se está trabajando en la refoma de la Ley de Extranjería, la segunda parte de la reforma de las pensiones y la reforma de los autónomos, resulta que han renunciado los dos Secretarios de Estado: el de Seguridad Social y el de Migraciones.

Nos gustaría pensar que esas renuncias no se deban a que los perfiles técnicos de los secretarios no hayan podido en un ministerio donde tal vez se estén tomando medidas con más sesgo político, que criterio económico. La autoridad fiscal vendría a ser como un Pepito Grillo que le recuerda al Gobierno que debe empezar a ajustar el gasto. Pero el Gobierno es ahora como el conejo de Alicia, sólo le preocupa hacer ver que está haciendo mucho. Y hacer mucho pasa gastar y contentar a los de siempre.

Audio



Audio



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2