COPE

Sergio Barbosa: "En esos más de diez euros que cuesta la sandía se encierra todo el problema de la inflación"

En 'Herrera en COPE' te damos las claves de la inflación y el problema que supone para el Gobierno en uno de sus momentos más delicados

Sergio Barbosa

Sergio Barbosa

Periodista

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:17

Vídeo

¿Qué tal, buenos días? Saludos de Sergio Barbosa, en nombre de la gente que hace posible 'Herrera en COPE' en este jueves 23 de junio de 2022. 23 de junio quiere decir que, al que le gusten las hogueras en la playa, esta noche es su noche: la verbena de San Juan.

Eso sí, a los que no les gusten mucho los petardos, porque le dan respeto (que siempre cada año hay alguno que larga los dedos) o porque te vuelven loco al perro, esos (sobre todo, en la zona mediterránea...) pues lo van a tener que llevar un poco de resignación. El caso es que sigue haciendo más fresco de lo habitual, después del 'calufo' que tuvimos que aguantar la semana pasada.

Bueno, eso que se ahorra el jefe que sigue de Camino de Santiago. Ahora, en un rato, conectamos con él para ver por dónde va. Que, por cierto, Herrera es muy de ir con su gorrita bien calada.

Igual que el señor que, a lo mejor sin buscarlo demasiado, porque esas cosas a veces son fruto de un pronto que le da a uno, pues ha sido adoptado, por una parte, de la España viral como símbolo del hartazgo que provoca Pedro Sánchez.

Que es lo que le faltaba a Pedro Sánchez, justo ahora que se ha llenado la agenda de actividad para olvidar el fiasco del PSOE en Andalucía y para hacer ver que, de cambio de ciclo, nada, que él está muy vivo como presidente.

Y, claro, te dicen los asesores de Moncloa que tienes que conseguir que la gente asocie con el Gobierno las medidas que se está aplicando. Y eso pasa por hacer más calle y tú te aplicas. Y coges y te vas a Zamora, donde la ocasión era propicia para el presidente porque, ciertamente, allí hay gente que necesita mucho cariño, porque lo ha perdido todo por el incendio de Sierra de la Culebra y encima los hay que no están nada contentos con el dispositivo de la Junta de Castilla y León, de PP y Vox, porque creen que los efectivos eran demasiado cortos.

Así que Sánchez se esforzó por hacerse el presidente, pegado a la calle y a los problemas de la gente. Bueno, pues ni dando cariño y escuchando a la gente y prometiendo ayudas puede Sánchez evitar que el fantasma de la inflación que el problema económico le dé la mañana.

En este caso, en forma de señor, con una gorra y con ganas de chincharle. ¿Tú vas a arreglar? Le dijo el vecino con ironía y Sánchez puso cara de circunstancias. Esa escena puede ser un símbolo o puede ser simplemente una más porque, miren. En las últimas horas, en este país se han manifestado desde los funcionarios hasta las prostitutas, pasando por los bomberos que deben apagar los incendios forestales.

De hecho, se diría que, ahora mismo, hay pocos colectivos que no tengan algún agravio o algún quejido. Y aun así cada día sale el sol, y vamos tirando, aunque sea a trancas y barrancas. Por eso, no queremos pasar por esta mañana informativa sin destacar las buenas noticias que pueda haber, que faltan nos hacen.

Y nos alegramos de corazón por los seis mil trabajadores de la planta de Ford en Almussafes, en Valencia, que se han garantizado al menos otros diez años de carga de trabajo. Y todo, después de haber conseguido que la dirección de la marca les conceda la fabricación de dos nuevos modelos de vehículos eléctricos.

Había una planta alemana que competía con los nuestros por hacerse con ese proyecto, pero nos lo hemos quedado nosotros… cosa que se agradece, estando la cosa como está. Para que se hagan una idea de cómo está el panorama, ayer en el Congreso se habló de melones y sandías. Y el tema lo sacó Gabriel Rufián, pero ni siquiera un chisgarabís como Rufián se atrevió a presentarse con la sandía debajo del brazo como sí se presentó en alguna ocasión con una impresora o unas esposas.

Pues no sólo llamó la atención que Rufián sepa que el horno no está para bromas. Es que la cara de Pedro Sánchez escuchando a Rufián hablando de la sandía, era la cara del que le están contando un cuento de miedo. Porque en esos más de diez euros que está costando ya la sandía (ya no te digo el melón) se encierran todo el problema de la inflación.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Porque toda la propaganda y todas las buenas palabras que pueda lanzar un gobierno se chocan, de forma estrepitosa, con el estante del supermercado cuando el españolito de a pie, se topa con ese precio. Con esos precios, en general. Porque lo de la sandía tiene que ver también con un año de mala cosecha, pero como aquí se han juntado todas las penas de golpe.

Audio



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo