La FaceApp que envejece tu rostro viola tu privacidad sin que te enteres

La aplicación que cambia tu rostro ha tenido más descargas que Instagram

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:21

FaceApp es la aplicación de moda de este verano. A pesar de que la app salió a la luz hace dos años, ha sido este cuando ha comenzado a tener éxito.

La aplicación tiene diversos filtros, pero el que más ha triunfado entre los usuarios es el envejecedor. Actores, futbolistas y modelos no han querido dejar pasar la oportunidad de verse con 30 años más. Las redes sociales se han inundado de fotos en las que predominan el pelo blanco y las arrugas.

Sin embrago, FaceApp también tiene sus peligros. La aplicación está desarrollada por una empresa rusa y los servidores se encuentran allí, por lo que todos los datos y fotografías que les proporcionan los usuarios, se quedan almacenados en un servidor de Rusia.

Arístides Figueras del Rosal, Director de Marketing y Comunicaciones Uman ID, ha explicado este jueves en 'Herrera en COPE' los peligros de la aplicación y algunas claves para no caer en la trampa de este tipo de apps.

Uno de los grandes problemas de las aplicaciones que se usan actualmente es la protección de datos y, en el caso de esta aplicación, la política de privacidad es bastante ambigua. “Leyendo la política de privacidad de datos de la compañía que ya de por sí es bastante ambigua, lo que me llama la atención es que además se puede compartir la información de cada uno de los usuarios que se ha dado de alta y que ha disfrutado de la aplicación, con la propia policía. Esto es algo bastante curioso y creo que, personalmente, viola bastante la privacidad de cada uno de los usuarios”, ha asegurado el experto.

Los datos que los usuarios ofrecen son algo parecido a un DNI digital, ya que no solo se proporcionan su nombre, también suben una fotografía de su cara. Según Arístides, “esos datos van vinculados a la biometría de la persona, porque te hace una foto de la cara y eso va vinculados a tus datos personales, por lo tanto es una información súper valiosa”.

Las aplicaciones gratuitas tienen dos caras: la buena, que no pagas para disfrutar de ella y, la mala, que “toda aplicación gratuita comercializa con los datos del usuario”.

El experto ha recalcado la importancia de "educar, enseñar y concienciar" a la población de un tema tan relevante como este. “Lo que hay que hacer es concienciar al usuario de la importancia de su privacidad y su información personal, porque creo que no está del todo claro entre los usuarios, la importancia de nuestra intimidad digital”.

Lo más