COPE

Marta Grela, la podóloga que ayuda a los más necesitados en Camerún: "Intentamos devolverles la esperanza"

Además de impartir formación al personal sanitario y a los pacientes, Marta ha practicado cirugías, valorado problemas muy severos y atendido a más de 500 personas

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:23

De sueños, de coraje, de hacer del mundo un lugar un poquito mejor, más amable trata nuestra siguiente historia: la aventura de Marta Grela, en Camerún. Bisok es un pueblo situado en plena selva de Camerún. Allí hay un colegio y un centro de salud (una especie de ambulatorio) que gestionan las 'Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús'. Una misión católica que ayuda desde hace más de 15 años en todo lo que puede y, un poco más.

Los niños estudian, juegan y cantan. Pero la misión cuenta también con un dispensario, a modo de centro de salud. Y precisamente este centro de salud fue la primera parada que hizo Marta Grela, en el que ha sido su sexto viaje humanitario. Del que regresó hace solo unos días. Un mes y fíjate, no acaba de poner un pie en España y ya tiene las ganas, la necesidad de volver.

Una podóloga que cambia vidas

Marta es podóloga, tiene 26 años y desde hace seis, cierra su clínica en Cerceta, en A Coruña, durante 15 días para dedicarse a ayudar a la población más vulnerable de Camerún. Pero Marta no ha viajado sola. Lo ha hecho con una fisioterapeuta, Eva Moreno, y una terapeuta ocupacional, Cristina Morgades. Las tres forman parte de la 'ONG Equipo Nómada'.

Además de impartir formación al personal sanitario y a los pacientes, Marta ha practicado cirugías, valorado problemas muy severos y atendido a más de 500 personas con problemas en sus pies. Si Marta está pensando en volver a Camerún no es por otra cosa más que allí la esperan 15 personas que se enfrentan a ser apartados, discriminados por una anomalía que aquí, en el primer mundo, es muy fácil de corregir: el pie zambo.

"Intentamos devolverles la esperanza"

"Creo que a nivel personal es una de las vivencias más importantes que hago a lo largo del año, ya que me da fuerzas para seguir con mi trabajo", dice la podóloga. Allí, el pie zambo se vuelve una patología incapacitante y quien la sufre está discriminada en la población. Esto, a nivel psicológico les afecta muchísimo, más incluso que a nivel físico. "La gente camina 3 o 4 horas para ir a la consulta, porque en Camerún la sanidad es toda privada", explica Grela.

Por ello es tan importante la labor que Marta Grela realiza. Que se basa en que, a un precio muy bajo, pasa consulta con una calidad asistencial muy alta. "Nuestro proyecto más ambicioso es llevar a cabo unas cirugías (sobre todo en niños) del pie zambo, para intentar devolverles la esperanza y las ganas de regresar a una vida normal". La experta aporta su propio material, ya que la ONG que tiene con sus compañeras es demasiado pequeña y no disponen de las herramientas necesarias.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo