Boletín

Descubren el cadáver momificado de una anciana que murió en el 2014

Amanda tenía 83 años y estaba sola

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 20:44

La soledad es una de las peores circunstancias en las que se puede encontrar cualquier persona, y uno de los problemas más graves a los que nos enfrentamos como sociedad. Todos conocemos a alguien que es mayor y vive solo. Ningún familiar cerca, ni nadie con quien distraerte o mantener una conversación.

Esto precisamente es lo que le ocurría a Amanda, que estaba sola. Y hoy hemos conocido su historia. Era una anciana de 83 años que vivía en el barrio de La Guindalera, en Madrid. Desde 2014 sus vecinos no tenían noticias de ella. Algunos pensaban que se había marchado al extranjero y no le dieron importancia. Tampoco el portero del edificio, que conservaba decenas de cartas que se acumulaban en el buzón de la mujer.

El caso es que hace dos años algunos vecinos pensaron en avisar a la Policía Nacional. Algunos sospecharon que igual había muerto en su domicilio, pero no habían malos olores ni ninguna señal que hiciera pensar en el fatal desenlace. Así que ahí se quedó la cosa.

¿No tenía familiares ni amigos que se interesaran por ella? Amanda sí que tenía una sobrina que vive en Israel. Y precisamente hace unos días dio el aviso porque llevaba mucho tiempo sin saber nada de su tía. La semana pasada la Policía Nacional pudo acceder al domicilio y encontró el cuerpo momificado de la anciana. Nadie había sospechado nada, no había ningún signo porque el ambiente de humedad que había en la casa favoreció que el cuerpo estuviese en ese estado. La autopsia ha revelado que pudo morir de un ictus y ubicó su muerte en el año 2014.

Tremenda la historia. Amanda llevaba cinco años muerta en su casa y nadie la echó en falta. Por desgracia hay muchos casos así en España y sin duda es un aspecto en el que tenemos que trabajar, y mucho. Este tema no se hablará esta noche en el debate electoral. Que nadie, ni joven, ni anciano, pueda morir en soledad.

Lo más