COPE

Cuarenta años del primer juicio al diablo: “Él me hizo hacerlo"

Se cumplen cuarenta años del juicio en el que se sentaba en el banquillo el mismísimo diablo. Ocurrió en Estados Unidos en el año 1981

Audio

Mónica García

Redactora COPE Málaga

MÁLAGA

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 11:36

Con motivo de la noche de Halloween y la madrugada del Día de Todos los Santos, Adolfo Arjona invita a los oyentes a pasar una noche de miedo. Durante hora y media ‘La Noche de Adolfo Arjona’ relata las investigaciones del matrimonio Warren que se han llevado al cine, como ‘El conjuro 1’, ‘El conjuro2’ y ‘El conjuro 3’.

Además, relatamos quiénes son Ed y Lorraine Warren, el demonólogo y la vidente más famosos de Estados Unidos. Y como colofón, podrás escuchar el testimonio de dos exorcistas de la Iglesia que atendieron la llamada de COPE hace un tiempo: el padre José Antonio Sayés, profesor y doctor en Teología Dogmática por la Universidad Gregoriana de Roma y el padre Salvador Hernández Ramón, exorcista de la Diócesis de Cartagena.



CASO: EL DIABLO ME HIZO HACERLO

Del primero de los casos que relata Arjona en el programa se acaban de cumplir 40 años. Se trata del primer juicio en la historia de Estados Unidos en el que un abogado basaba su defensa en un argumento inédito hasta el momento. Aseguraba que su cliente actuó poseído por el diablo. Es la historia de un joven de 19 años llamado Arne Johnson, condenado en 1981 por matar a un hombre con una brutalidad aterradora.

LOS HECHOS

Arne Johnson siempre sostuvo que no recordaba nada de lo sucedido y que fue el diablo quien entró en su cuerpo durante un exorcismo y quien mató al jefe de su novia, Alan Bono, que era también su vecino y casero.

Todo ocurrió el 16 de febrero de 1981. Aquel día Arne se sentía mal y decidió no acudir al trabajo. Su novia, Debbie, llevaba días notándolo algo raro y lo convenció para que no se quedara solo en casa. Le pidió que la ayudara con el cuidado de los animales de la perrera en la que trabajaba y fue allí donde tuvo lugar el fatal desenlace.

BRUTAL ASESINATO

El jefe de Debbie, Alan Bono, había bebido más de la cuenta y se mostró algo pesado con una prima de Debbie de solo 9 años. Aquella actitud acosadora en la pequeña desató una reacción desconocida en Arne Johnson, quien, a pesar de los intentos de su novia por detenerlo, apuñaló una y otra vez a Alan Bono mientras gruñía como un auténtico animal.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ctv-k18-arnie-johnson-foto-carn



Tras protagonizar aquella dantesca escena, Arne desapareció del lugar. Solo unas horas más tarde la policía lo detenía a tres kilómetros de la perrera. Era el primer asesinato en los casi 200 años de historia del pequeño y tranquilo pueblo de Brookfield, en el estado de Connecticut.

LOS WARREN COMO TESTIGOS

El juicio contra Arne Johnson es todavía hoy recordado como el caso 'El demonio me hizo hacerlo'. La repercusión mediática fue mundial por lo excepcional de la historia y por los testigos que llamó a testificar el abogado defensor. Entre otros, fueron llamados Ed y Lorraine Warren, el demonólogo y la vidente más famosos de la historia. El matrimonio Warren defendió que Arne Johnson actuó bajo el influjo de cuarenta y dos fuerzas demoníacas.

POSESIÓN DEL DIABLO

Todo había comenzado meses antes del brutal asesinato por el que se le juzgaba. Nos situamos en el año 1980, en una vivienda del pequeño pueblo de Brookfield. Allí vivía la familia Glatzel, compuesta por el matrimonio y tres hijos: Debbie, Carl y el pequeño David. Desde hacía unos meses también formaba parte del hogar el novio de Debbie, Arne Johnson.

ctv-qwm-arnie-johnson-juicio-real



Los miembros de la familia comenzaron a escuchar ruidos extraños que procedían del ático de la casa, pero no quisieron darle importancia... sería un gato o una rata alojada allí sin permiso. Sin embargo, el pequeño de los Glatzel comenzó a ver a un anciano que quería robarle el alma. Un anciano de ojos negros y profundos, dientes irregulares como una sierra, orejas puntiagudas, cuernos y pezuñas. Así lo describía David Glatzel. Al principio la familia pensó que eran fantasías del niño, pero su comportamiento se tornó violento. Enfurecía por cualquier motivo transformándose en un ser con una fuerza descomunal que insultaba, hablaba en latín, escupía y golpeaba a sus familiares.




En un primer momento los padres pensaron que se trataba de una enfermedad mental, pero los médicos lo descartaron. Ante la desesperación, y considerando que podía estar poseído por el diablo, recurrieron al matrimonio Warren, famoso en Estados Unidos por sus investigaciones de sucesos paranormales.

EL PAPEL DE LOS WARREN



Tras varias noches en el hogar de los Glatzel, Ed y Lorraine Warren consiguieron invocar al diablo e identificaron hasta cuarenta y dos fuerzas demoníacas distintas. Fueron noches muy duras, en las que realizaron hasta cuatro ritos menores de exorcismo. Una de aquellas noches Arne Johnson, que era ya parte de la familia, se enfrentó al maligno que se alojaba en el pequeño David retándolo a abandonar el cuerpo del niño y tomar el suyo. A pesar del riesgo que advirtieron los Warren, Arne insistió una y otra vez... hasta que el diablo le tomó la palabra.

ctv-k0t-ed-y-lorraine-warren


ESCRITO DE LA DEFENSA

Este, al menos, fue el argumento defensor de Arne Johnson durante el juicio que lo sentaba en el banquillo por la muerte del jefe y casero de su novia. Aseguraron que el diablo se alojó en el cuerpo del joven aquella noche mientras intentaban sacarlo del interior del pequeño David. Y que, tras meses de extraño comportamiento, el demonio le arrebató su voluntad y acuchilló brutalmente a Alan Bono.

A pesar de la argumentación y de testigos como los Warren, Arne Johnson fue considerado culpable de homicidio involuntario en primer grado en noviembre de 1981. Lo condenaron a una pena de entre 10 y 20 años, aunque solo cumplió 5 por buen comportamiento. Estando en prisión contrajo matrimonio con la que había sido su novia, Debbie Glatzel, con la que ha permanecido casado hasta la muerte de ella hace unos meses.

REPERCUSIÓN DEL CASO

El caso de Arne protagonizó portadas de periódicos, reportajes en revistas, libros e incluso fue llevada a la televisión en los años ochenta. Sin embargo, la historia ha reaparecido en nuestro tiempo gracias a la película dirigida por Michael Chaves, ‘El conjuro 3. El diablo me obligó a hacerlo’, estrenada en verano de 2021.


¿CÓMO SE UNIERON LOS WARREN?

Hasta aquí el relato del caso real que sentó en el banquillo a Arne Jonhson. Sin embargo, esta historia tiene multitud de atractivos para los amantes de lo sobrenatural. Por ejemplo, ¿quiénes eran los Warren? ¿Quiénes eran Loraine y Ed Warren, el matrimonio que fue llamado como testigo por el abogado defensor de Jonhson?

El destino hizo que ambos nacieran en el mismo territorio, en Connecticut, y en la misma ciudad… en Bridgeport, la más poblada del estado. Se conocieron un día cuando salían del cine y el flechazo fue inmediato. Unos años más tarde contrajeron matrimonio y tuvieron una hija, Judy Warren.




ACUSADOS DE OPORTUNISTAS

A Lorraine y Ed Warren los había unido el amor y la investigación de fenómenos paranormales, sin embargo, habían aprendido a vivir sin hablar del tema públicamente. Únicamente ellos compartían el secreto. Era la forma de evitar risas, comentarios y sobre todo, miradas de incredulidad.

Sin embargo, en el año 1952 la pareja funda la Sociedad de Nueva Inglaterra para la investigación psíquica, una entidad que nace con el objetivo de compartir información con otros investigadores interesados en los fenómenos paranormales. Los Warren compartieron sus más de 4.000 investigaciones y recorrieron Estados Unidos ofreciendo charlas y conferencias.

INVESTIGACIONES FENÓMENOS PARANORMALES

Eran miles las familias que se ponían en contacto con ellos para rogarles que investigaran extraños sucesos que ocurrían en sus viviendas, pero los Warren desmontaban con facilidad los falsos fenómenos paranormales y a aquellos que querían poner en evidencia sus investigaciones.

ctv-atj-coleccin-museo-de-los-warren


Muchos los calificaron de oportunistas y excéntricos por creer en demonios y diablos, a lo que Ed Warren siempre contestaría de la misma forma… ‘Sí, era un excéntrico… pero un excéntrico que había creído en diablos como un niño y que había probado su existencia como un hombre’.

ctv-wl5-mueca-annabelle


Cientos de pruebas de todos los casos que investigó el matrimonio Warren se exponen en el Museo del Ocultismo de Monroe, Connecticut, en la que fue su vivienda. Dicen que allí se guardan objetos que, únicamente con el contacto, podrían ser ‘muy peligrosos’. Son las pruebas y los recuerdos de sus 50 años investigando fenómenos sobrenaturales.

ctv-nw2-objeto-coleccin-museo-de-los-warren


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

- 'En toda práctica exorcista se encuentra la victoria de Cristo sobre el demonio'

- La posesión "no tiene nada que ver" con la película "El exorcista"

- La Esquina del Misterio, posesiones espeluznantes: “la niña caminó por la pared tranquilamente”

- La plegaria del Papa que se confundió con un exorcismo

- Exorcismos: los guerreros del bien contra Satanás


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Reproducir
Directo Tiempo de Juego

Tiempo de Juego

Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Escuchar