• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

La mafia china en España: karaokes utilizados como prostíbulos y grandes ciudades tomadas por la droga

Algunos puntos de la Comunidad de Madrid se han convertido en el mayor lavadero de capitales de Europa

Audio

 

ImparablesImparables

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 03:02

China está a punto de convertirse en la primera potencia mundial. Se estima que su población ronda los 1.400 millones de habitantes. La expansión de su población a lo largo y ancho del planeta es patente. En los últimos años, mucho se ha hablado de la mafia china y de su forma de organizarse.

Realmente es muy complicado cifrar cuántos chinos viven en España, cuánta gente puede estar vinculada al crimen organizado, al tratarse de una comunidad tan cerrada. Son unas mafias casi desconocidas, ya que pasan desapercibidas a ojos de los ciudadanos. El periodista de 'ABC', Carlos Hidalgo, ha explicado que la llegada masiva de personas procedentes del gigante asiático a España, ha hecho que “haya más actividad delictiva porcentualmente. De hecho, tienen ramificaciones en distintos países de Centro Europa. Son mafias que adquieren dinero fácil dentro de un entramado criminal y con apariencia de empresa totalmente legal.”

Los negocios de la mafia china es muy dispar: “Son polidelictivas. Desde la prostitución, el tráfico de drogas, el blanqueo de capitales, extorsiones, secuestros, ajuste de cuentas... pero sobre todo tienen presencia en el juego, como las timbas ilegales. Es un aspecto muy amplio. Además, su 'modus operandi' es cada vez más sofisticado.”

El periodista experto en las actividades de estas organizaciones criminales, ha revelado que mantienen un denominador común respecto a las bandas latinas: “Son muy peligrosos entre ellos, porque es muy raro que estas bandas vayan contra personas de fuera de sus mafias. En el apartado violento, sus víctimas suelen ser sus propios compatriotas. Estamos hablando de extorsiones, agresiones y, especialmente, prostitución."

Esto último, la prostitución, está muy implantado en España: “Prueba de ello es Madrid, cuando lo vemos en los 'flayers' que reparten entre los coches. A diferencia de otros tipos de prostitución, se encuentran en pisos o semi burdeles, que se esconden detrás de negocios de peluquerías, masajes, estética, y sobre todo, en Karaokes.”

La prostitución se mueve especialmente en Parla, Leganés y el Sur de Madrid, en lugares cerrados. Suelen ser salas individuales y llegan a un punto que cuentan con tarifas especiales para los españoles (si es que consiguen acceder a las salas) al considerarlos clientes incómodos, a los que no pueden controlar.

El tráfico y consumo de droga es otra de sus características: “Consumen un tipo de droga especializada, muy adictiva, como es el 'Kin', que se consume en ambientes cerrados, de juegos o karaokes. Desde hace un par de años, la policía ha detectado la presencia de una gran red de plantaciones de Marihuana por todo el país y en la Comunidad de Madrid. Son plantaciones indoor, con técnicas de preparación y conservación bastante avanzadas. La mayor parte de esta droga va al Reino Unido, que tiene una clientela bastante fija, porque allí se paga más que en España.”

Hidalgo calcula que se está blanqueando más de cien millones de euros al año en drogas: “En 2018 la policía procedió a un total de 130 detenciones. Casi todas están relacionados directamente con el crimen organizado, el cultivo y el tráfico de marihuana, las estafas... La policía alertaba que como esto no se ataje de raíz, Madrid se puede convertir en municipios como la Línea de la Concepción o Algeciras, que es en un terreno tomado por la droga que campan a sus anchas con muy poco castigo penal.”

Además de la prostitución y la droga, las técnicas de estafa son otra huella de estos clanes: “Son especialistas en usurpar la identidad de otro compatriota por la similitud de los rasgos asiáticos. Una circunstancia que aprovechan para ir a los bancos y hacerse pasar por los titulares de las cuentas, y pedir préstamos o créditos al consumo exprés, de 10.000 o 20.000 euros. Muchas veces se lo gastan en casas de apuestas o coches de segunda mano.”

Todo ello son prácticas que en España se trata de perseguir, aunque la barrera del idioma es un problema: “Los grupos especializados en delincuencia asiática están aprendiendo el chino, porque es muy difícil comunicarse con ellos, romper esa barrera de desconfianza.”

Se está trabajando en otro flanco y es en el blanqueo de capitales, hasta el punto que el Polígono Cobo Calleja, que es un mega China-Town en la localidad de Fuenlabrada, es el mayor lavadero de dinero de toda Europa, cifrado en 300 millones de euros al año: “Es una barbaridad lo que consiguen a nivel de ventas sin facturas, de no pagar IVA...”

Pese a todo, Carlos Hidalgo ha aclarado que los ciudadanos no se ven afectados por su presencia: “Es una mafia invisible, porque los delitos se cometen entre ellos. Puede afectar porque se está defraudando millones de euros a las arcas públicas o a aquella persona que compre un producto falsificado. Pero no va más allá.”

Lo más