La Iglesia en España cuenta con 11.000 misioneros en 130 países del mundo

Según datos de la Memoria Anual de la Iglesia, los destinos principales de nuestros misioneros son América Latina (6.077) y Europa (3.326)

Vídeo

La Iglesia en España cuenta con 11.000 misioneros en 130 países del mundo 

Pablo Valentín-Gamazo
@pabblovg

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 23 jun 2019

La Iglesia en España cuenta con hasta 11.000 misioneros en todo el mundo. Su objetivo es transmitir el Evangelio en el territorio al que la Iglesia los haya destinado. Así se desprende de la Memoria Anual de Actividades de la Iglesia. El Vicesecretario de Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal y la directora del Portal de Transparencia de la CEE, Ester Martín, han destacado que este dato responde a la “gran vocación por la actividad evangelizadora y misionera” de la Iglesia en España.

Esas 11.000 personas que lo dejan todo para dedicarse a este servicio se encuentran en 130 países diferentes del orbe. Los misioneros españoles proceden de todos los estados de vida. Religiosos, religiosas, sacerdotes, laicos e incluso 536 familias enteras responden a esta llamada para acercar el mensaje de Jesús en los lugares donde la Iglesia detecta esa necesidad.

La mayor presencia en número de misioneros es de la vida religiosa, con un 83, 4 %. Los destinos de misión principales son América Latina (6.077) – Venezuela, Perú y Argentina - y también Europa (3.326), según recoge la Memoria Anual, con información de Obras Misionales Pontificias.

Jorge Barco y Trinidad Cruz, de Juventud y Familia Misionera, apostolado del movimiento Regnum Christi, y sus cuatro hijos compartieron su testimonio como una de esas familias que salen en misión en Semana Santa a distintos pueblos de España.   "Las misiones me aportan poder vivir la fe con mi familia y que los hijos la vivan con nosotros", contó Trini. 

Su labor también se reconoce en la memoria por su atención a las necesidades de los párrocos rurales. Entre esas necesidades, está la de vivir la fe con la gente del pueblo. "En el compartir con la gente, se disfruta mucho. La gente de los pueblos rurales se sorprende de ver familias dando testimonio", concluyó Jorge Barco. 

Lo más