Las duras reflexiones de un joven musulmán contra el "terrorismo anticristiano"

Un estudiante musulmán escribe una carta en la que critica el terrorismo contra los cristianos como el sucedido en Sri Lanka

Las duras reflexiones de un joven musulmán contra el terrorismo anticristiano

STR

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:29

Kamel Abderrahmani es un joven estudiante musulmán y se ha hecho viral por sus reflexiones acerca de los últimos atentados terroristas en Sri Lanka. Una tragedia que dejó el pasado Domingo de Resurrección más de 300 muertos y centenares de heridos. El DAESH ha reclamado la autoría de esta barbarie.

Asia News ha traducido este texto de un hombre que profesa la religión musulmana, pero que critica duramente estos ataques contra cristianos e iglesias en Sri Lanka y todo el mundo:

"En el domingo de Pascua, la festividad más importante para los fieles que conmemoran la resurrección de Jesús y que el Nuevo Testamento pone 2 días después de la Pasión- o sea “el tercer día”- la barbarie anticristiana volvió a atacar con fuerza en Sri Lanka. Una serie de atentados causó la muerte de 310 personas y resultaron heridas al menos otras 500 personas. Hoteles e iglesias donde los fieles, católicos y protestantes, celebraban la misa se convirtieron en blanco de las sanguinarias fuerzas islamistas. Es una barbarie que obra a rostro descubierto. No diría que este grupo no representa al islam, sino más bien representa fielmente una visión entre las otras: un islam inspirado en disputas históricas contrastantes y test espacio-temporales que no son ya más válidos.

En cuanto musulmán, considero a los cristianos por aquello que son realmente

Si tales actos son cometidos en nombre de su islam, nada puede sorprenderme porque esta religiosidad superficial de fachada es una enfermedad, un flagelo y una máquina de guerra. Digo ‘este su islam’ porque el mío y el de los otros como yo es diverso. Es fe y espiritualidad y permanece dentro del dominio privado. Además, nosotros somos las primeras víctimas de esta visión medieval, ignorante y oscurantista de la religión.

Como dice el proverbio, “debemos llamar al gato con su nombre”. Es decir, debemos atribuir a las cosas su verdadero nombre: cuánto sucedió en Sri Lanka es un acto de terrorismo islámico anticristiano. ‘Anticristiano’ porque no es la primera vez que los seguidores de Jesús sufren tales atrocidades sólo porque son cristianos. Lo hemos ya visto con los coptos y también los yazidíes, ajusticiados y expulsados al exilio por el oscurantista  Estado diabólico llamado islámico. No debemos más callar.

Hoy vivimos en un mundo enfermo, sufriente y que no inspira paz y la convivencia. Un mundo en el cual todas las diversas comunidades están tomadas en la mira: los cristianos en Sri Lanka, los musulmanes en Nueva Zelanda y los hebreos en Pittsburg (EEUU). Actos que denuncié y que continúo condenando con firmeza y en modo absoluto.

Para quien no estuviese informado, en el año 2018 los cristianos fueron la comunidad más perseguida en el mundo. Y si las cosas continuarán así, es claro que en 2019 la opresión contra ellos arriesga no aplacarse a causa de todos estos cristiano-fóbicos que, pertenecientes a otros credos o sin religión, no dejan nunca de insultarlos o atacar sus propiedades.

En cuanto musulmán, considero a los cristianos por aquello que son realmente: creyentes que tienen la cultura del perdón y del amor, sobre todo en el día de Pascua. No obstante la resurrección el domingo se transformó en muerte, estoy seguro que ellos mantendrán intacta su fe y su amor, que el odio no encontrará lugar en sus corazones, llenos de gracia y del amor de Dios.

Uno mi humilde voz a aquella de los musulmanes que como yo han querido expresar su solidaridad y sus condolencias a los cristianos. Pueda el amor de Dios recibirnos, no obstante haya personas que quieren desunirnos y sembrar la guerra entre nosotros. hablo de cuántos como yo y vosotros, que creen en la convivencia y que trabajan para construir puentes de amistad y fraternidad entre diversas religiones y culturas."

Lo más