Felisa Padilla revela su anécdota con la Infanta Sofía tras recibir la Orden del Mérito Civil

La voluntaria de Cáritas, de 77 años, trabaja desde hace medio siglo con los más necesitados de Melilla: "No lo hacía para ser reconocida, sino porque mi corazón me lo pedía"

Tiempo de lectura: 2’

La voluntaria de Cáritas Felisa Padilla Muñoz ha sido una de las 19 personas que ha recibido la Orden del Mérito Civil por parte de Felipe VI, en el acto que tuvo lugar este miércoles, 19 de junio, en el Palacio Real de Madrid con motivo del décimo aniversario de su reinado.

Padilla, que es voluntaria social con las Religiosas de María Inmaculada en Melilla,trabaja por la la integración de la población musulmana de la Ciudad Autrónoma, sobre todo con mujeres y niños.

Felisa Padilla ha reconocido ante los medios que ha sido una jornada “especial” y ha reconocido con emoción que no puede elegir el momento más bonito, pero sí ha destacado la posibilidad de hacerse una fotografía con la Princesa Leonor y de almorzar cerca de laInfanta Sofía, quien “ha estado pendiente de un señor mayor todo el tiempo”.

De ahí que la voluntaria de Cáritas de Melilla haya asegurado que la Infanta Sofía ha dado una lección: “Yo pensaba que tan joven y no ha parado de hablar con él, ha sido maravillosa, de verdad. Qué linda es esa niña, y qué interior más bonito tiene, de verdad”, ha comentado.

Felisa Padilla, de 77 años, ha explicado que esta condecoración de la Orden del Mérito Civil ha sido un reconocimiento tras medio siglo trabajando en la integración e impartiendo clases en un barrio marginal, además de ayudar en todo lo que necesitaban sus habitantes, el 99% musulmán.

“No lo hacía para ser reconocida, sino porque mi corazón me lo pedía”, ha afirmado Felisa Padilla, que se ha mostrado “muy agradecida” por la condecoración, aunque ha asegurado tajante que “todo el mundo debería ser así”.

Padilla ha agregado que todo comenzó “desde muy jovencita”, ya que se había criado en un colegio de religiosas y, junto a su grupo, pidió a una de ellas “poner en práctica” todo lo que Dios les había enseñado.

Felisa Padilla ha sido reconocida por ser una persona inteligente, conciliadora, dialogante que sabe compartir sus dones y todo aquello que tiene con los demás, así como por su trabajo callado y silencioso y sensibilidad especial para saber dónde hay que estar para dar una respuesta.

También por “una vida de entrega, desde la búsqueda de la verdad y la solidaridad y el trabajo por la dignidad de las personas más desfavorecidas, que ha facilitado la integración de muchas personas, apoyando especialmente a jóvenes musulmanas para que pudieran estudiar”.

Religión