Tamara Falcó, ganadora de "MasterChef": "La Fe me ha ayudado en todo"

La hija de Isabel Preysler, que ha manifestado en muchas ocasiones su amor por Dios, asegura que rezaba el rosario para relajarse durante el programa

Tiempo de lectura: 2’

Tamara Falcó, ganadora de "MasterChef Celebrity 4", ha sorprendido al público con su arte culinario en este programa, en el que su imagen de "niña pija" y los prejuicios que la rodean se han diluido en pro de una persona trabajadora y segura de su fe: "Rezaba el rosario para relajarme".

Antes de comenzar este concurso de La 1 de TVE, en el que ha brillado como cocinera, Tamara Falcó (Madrid, 1981) jamás pensó que llegaría a ganar y sólo su cuñado, el tenista Fernando Verdasco, apostaba por ella. Ni siquiera ella se lo creía, "entiendo que la gente tampoco", ha dicho entre risas a Efe este jueves. "Los prejuicios no es algo que me influyera mucho, he vivido en el ojo público y he tenido que ir en contra de ellos, intento no hacer mucho caso de lo que dicen de mí", aclara con humor la diseñadora de moda.

Su camino a la final que no fue sencillo, aunque al principio del programa pensaba que "estaba todo un poquito más trucado, que era más fácil", pero luego estuvo marcado por momentos de tensión y dificultades. Pero su esfuerzo y trabajo constante -que reforzó con la ayuda del equipo de cocina del tres estrellas Michelin El Celler de Can Roca (Girona) o de Paco Roncero, del restaurante que lleva su nombre y luce dos estrellas en Madrid-, junto a la suerte, la han llevado a ganar, y gracias también a su fe.

"La fe me ha ayudado en todo. Yo desde que me levanto trabajo para Dios. La fe es algo que vivo y el rosario para mí es un arma", aclara esta madrileña, quien también confesó en más de una ocasión que para relajarse rezaba el rosario.

Por el momento descarta poner en marcha un restaurante, ya que cree que no podría, pero si tuviese la oportunidad de trabajar en los fogones de los restaurantes Disfrutar y El Celler de Can Roca, bajo las ordenes de sus grandes chefs, no dudaría en hacerlo. "En el El Celler me encantó el sentimiento de familia", ha resaltada la diseñadora.

A la pregunta de si volvería a repetir en el concurso, como hicieron los repescados Boris Izaguirre y Anabel Alonso, responde: "Si volviera a entrar me gustaría preparármelo mejor, pero no lo descarto".

Religión