Jesús resucitado se hace cotidiano: ocurre en tu vida

La Resurrección de Jesús es lo mejor que le ha pasado a la humanidad: un Dios que ama, que come con nosotros, que está en lo que hacemos...

ctv-cg7-cotidiano
Pablo Valentín-Gamazo
@pabblovg

Redactor cope.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 05 may 2019

El Evangelio del día nos muestra hoy una nueva aparición de Jesús a los apóstoles. Ellos estaban en el lago, en su trabajo, pescando, cuando Juan se da cuenta de que quien les está observando desde la orilla no es otro que Jesús. "Es el Señor", le dice a Pedro. Acto seguido, Pedro salta de la barca a su encuentro o, más bien, "respondiendo" así a que Jesús se haya hecho presente otra vez. 

La Resurrección de Jesús que celebramos estos días (y que no deberíamos cansarnos de celebrar) evidencia que Jesús "pasa", Jesús "ocurre", Jesús "es", en nuestra vida. Está en lo cotidiano, como les ocurrió a los apóstoles. Se presentó en su trabajo y, después comió con ellos. Se mostró a ellos con otro gesto para que lo terminaran de reconocer. Otro gesto cotidiano, como es compartir la comida con ellos. La Eucaristía, ¿te suena?

El mensaje que transmite la Palabra de Dios es de un consuelo y una esperanza grandísimasEse mensaje es que Cristo está en todoEstá con nosotros, viviendo lo que vivimos, viendo lo que vemos, alegrándose con lo que nos alegra y sufriendo con lo que nos hace sufrir. Eso es lo que facilita que demos testimonio de Él, aunque nos cueste, en nuestra familia, en nuestra vocación, con nuestra pareja, en el trabajo: la certeza de que podemos encontrarle en cada cosa que hagamos o nos suceda

Esta experiencia se enriquece aún más con la conversación que mantiene Jesús con PedroTres veces le pregunta Jesús a Pedro si lo ama. El apóstol se entristece, porque piensa que Jesús duda de él. También, porque tres veces el que dudó de Jesús fue Pedro. Las preguntas de Jesús a Pedro, sin embargo, no son una acusación si no una llamada posterior a "apacentar el rebaño", como hoy hace la Iglesia

Aplicado a nosotros, que también somos esa Iglesia, el mensaje de Jesús a Pedro también nos interpela. De hecho, dice a Pedro, "Sígueme". Es decir, tú y yo, que creemos en Él, que lo encontramos en lo cotidiano, vamos a seguirle en nuestra vida e invitar a que otros lo haganEsa es la mejor noticia que tenemos y la que da sentido a todo lo demás. Ni las normas, ni las estructuras, ni los nombres...no. "Jesús ha resucitado y te quiere". Ese mensaje sucede cada día, a cada hora, a cada instante...hasta la eternidad. Es el Jesús resucitado que se hace cotidiano y que ocurre, y está deseando ocurrir en tu vida y encontrarse contigo.  

Lo más