Audio

Gracias al Evangelio somos comunidad orante que se solidariza con los problemas de los demás

Hoy Miguel Ángel Aragón nos habla de la misión en Japón. 

Redacción Religión

Tiempo de lectura: 1Actualizado08 nov 2019

El ritmo de la vida en Japón es de levantarse cuando el sol amanece. Es muy temprano. Y lo primero como misionero, y en las comunidades cristianas con las que camino lo primero es celebrar la Eucaristía. Que somos una Iglesia también orante. Me gusta esto decirlo porque a veces nos identifican mucho a la Iglesia Católica con la acción social. Y yo eso me alegro porque, evidentemente, los valores del Evangelio nos han llevado a amar al hombre y a la mujer y a solidarizarnos con sus problemas.