Obispos diocesanos

D. Jesús Murgui Soriano

Obispo de Orihuela-Alicante

Más de medio siglo al servicio del pueblo

Mons. Jesús Murgui Soriano ha cumplido ya el medio siglo desde que fuera ordenado sacerdote el 21 de septiembre de 1969 en la Catedral de su Valencia natal, y casi un cuarto desde que fuera nombrado obispo auxiliar de esta Archidiócesis (1996). Luego llegaría la gestión de la diócesis de Mallorca y, desde 2012, la del Obispado de Orihuela-Alicante.

Pero pese al paso de los años y los cambios de diócesis, no ha modificado su talante y su forma de entender la vocación sacerdotal: “Soy una persona de pueblo, sencilla, de la huerta de Valencia, donde somos abiertos, comunicativos y receptivos”, afirmaba en una entrevista este pastor hijo y nieto de artesanos de un taller de abanicos de la localidad valenciana de Aldaia.

Por ello, le gusta establecer este paralelismo entre su infancia y la de Jesús: “Crecí entre serrín y madera, un poco como Nuestro Señor Jesucristo en Nazaret”.

Cargos pastorales

Fue coadjutor entre 1969 y 1973 y párroco, en distintas parroquias de la archidiócesis de Valencia, entre 1973 y 1993, año en que es nombrado Vicario Episcopal. Fue Consiliario diocesano del Movimiento Junior entre 1973 y 1979 y Consiliario diocesano de jóvenes de Acción Católica de 1975 a 1979.

Fue nombrado Obispo auxiliar de Valencia el 25 de marzo de 1996, recibiendo la ordenación episcopal el 11 de mayo de ese mismo año. Entre diciembre de 1999 y abril de 2001 fue Administrador Apostólico de Menorca.

El 29 de diciembre de 2003 fue nombrado Obispo de Mallorca, sede de la que tomó posesión el 21 de febrero de 2004. El 27 de julio de 2012 se hizo público su nombramiento como Obispo de Orihuela-Alicante. El sábado 29 de septiembre de 2012, tomó posesión de la nueva diócesis.

Otros datos de interés

En la CEE es miembro de la Comisión Episcopal para la Liturgia desde marzo de 2020. Era miembro de la Comisión Episcopal de Liturgia desde marzo de 2017. Cargo que desempeña desde el año 2005.

Anteriormente, ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral desde 1996 a 1999 y de la Comisión Episcopal del Clero desde 1999 a 2005.