Diario misionero: Cientos de kilómetros de distancia y un instituto ¡sin baños!

Lleva más de veinte años de misionero, Ramón Lázaro Esnaola nos cuenta su día a día en Costa de Marfil 

Diario misionero: Cientos de kilómetros de distancia y un instituto ¡sin baños!

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 04:18

Ramón Lázaro Esnaola es un misionero que llegó a Costa de Marfil en el año 2001. Cada día, antes de dormir, nos cuenta un pequeño resumen de lo que vive en África. En los últimos días, entre muchas cosas, ha llegado a realizar 1.500 km y ha vuelto a visitar un instituto en el que ¡no hay baños!

Qué ha pasado ese día en la misión, qué ha vivido, qué siente... Diario de un misionero en Costa de Marfil.

Viernes 1 de marzo: 

Estoy viviendo unos días muy intensos con un grupo de amigos de Italia que ha venido para hacernos la celebración de la Dedicación de la iglesia parroquial San José Mukasa de Dianra Village. Ayer estuvimos viendo el centro de salud que tenemos en esta misma localidad. Es impresionante el trabajo de todos aquí, la limpieza, el seguimiento de las personas enfermas, las estrategias para animarles a dar a luz en el centro de salud, la lucha contra la malnutrición, la ambulancia constantemente en movimiento... Luego la arquitecta y el consolato nos estuvieron narrando la simbología de la Iglesia: la puerta del bautismo, la puerta de la misericordia, la puerta del martirio, el pórtico de los catecúmenos, el granero de la Eucaristía, la bóveda que simboliza el parto a la nueva vida, la fiesta de colores, la tradición que anuncia a Dios y los testigos que encarnan el mensaje del Reinado de Dios... Verdaderamente una obra de arte y de fe, de la comunidad y de tantas personas anónimas que han contribuido. Hoy hemos estado en la mezquita de Dianra que será inaugurada en abril, hemos ido a comer a casa del alcalde con todas las autoridades de la ciudad. He visto a muchas personas que hacía casi diez años que no veía. Luego hemos pasado por el Instituto donde hay 2981 alumnos en 43 clases y donde no hay baños. Algunos profesores estaban dando clase. Hacía más de un mes que no veía a los chicos y chicas en clase. Un instituto masificado y en condiciones paupérrimas. Sin baños, un escándalo. Por la tarde he venido a Marandallah, a unos 80 km de pista y ahora acabo de te regresar de visitar a nuestros vecinos. Muchos encuentros y reconocimientos por la labor de los consolatos y de toda la comunidad cristiana. Construyendo Reino sin hacer ruido pero con paso firme. Buenas noches y dulces sueños.

Lunes 4 de marzo: 

Hoy ha venido una mujer a hablar conmigo. Está viviendo un momento difícil. Su marido se fue a Abidjan en abril del año pasado y no ha vuelto. Sólo hablan por teléfono. Cuando le he preguntado lo que hace su marido no ha sabido responderme. Y ella está luchando aquí por sacar adelante sus tres hijos que son todavía pequeños. Esta es otra realidad del norte. Situaciones de separación prolongada en las cuales hay muy poca comunicación y mucha precariedad y fragilidad porque ella se hace preguntas como "¿volverá?" "qué haré yo, entonces?". Me ha hecho mal verla sufrir de ese modo. Buenas noches y dulces sueños.

ctv-2as-oooo

Martes 5 de marzo: 

Agradecer a Dios por este tiempo privilegiado que me da para descubrir en lo secreto el camino hacia Él. Escuchar, vivir centrado y ofrecer una palabra, una imagen para apoyarse en el camino y seguir haciendo historia. He llegado a Abidjan. En una semana he hecho unos 1.500 km. La eucaristía ha sido un momento privilegiado para ponerme en actitud de revisión de vida y dejar que su iniciativa me vaya transformando. Buenas noches y dulces sueños.

Lo más