Santos Cornelio y Cipriano: Santos de los primeros cristianos y amigos

El 16 de septiembre recordamos en el santoral a San Cornelio y San Cipriano

Santos Cornelio y Cipriano: Santos de los primeros cristianos y amigos

 

Jesús Luis Sacristán

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13 sep 2019

El 13 de septiembre la Iglesia nos presenta al Papa San Cornelio y al Obispo San Cipriano, santos del siglo III. El primero nace en Roma, siendo elegido Pontífice el año 251. Su defensa de la Fe, se hizo notar, sobre todo, en la lucha contra el cisma novaciano, que defendía una Iglesia distinta de la fundada por Jesucristo. El Emperador Galo le destierra y muere en Chivitavecchia el año 253.

Por su parte, Cipriano nace en Cartago, alrededor del 210. Aunque de origen pagano, se convierte al cristianismo y será sucesivamente sacerdote y Obispo de su ciudad natal. Pastor insigne y ejemplar, ayuda a Cornelio en el celo por el Evangelio. Varias son las persecuciones que tuvo que soportar, hasta que le llegó el momento de rubricar con la sangre lo que había predicado con la palabra y la pluma de insigne escritor.

La liturgia romana celebra en una misma memoria a los santos Cornelio y Cipriano, pese a que no fueron martirizados ni en el mismo día ni en el mismo sitio. La razón es sin duda la sintonía espiritual que hubo entre ambos en vida y que se manifestó en su correspondencia y en el afecto que se demostraron. Eran obispos, el uno de la principal sede de Occidente, Roma, y el otro de la principal sede del África latina, Cartago. Hicieron ambos frente a la desviación montanista de Novaciano y defendieron ambos de forma ejemplar la unidad de la Iglesia.

Cípriano le escribió a Cornelio: «En caso de que Dios le haga a uno de nosotros la gracia de morir pronto, que nuestra amistad continúe junto al Señor». De esa amistad, que continúa en el cielo, se hace eco la liturgia romana al celebrarlos juntos en una sola memoria.

Lo más