Teresa Ribera avanza que España manifestará su "voluntad" de aumentar la ambición en la lucha climática

Teresa Ribera avanza que España manifestará su voluntad de aumentar la ambición en la lucha climática

Europa Press

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 13:13

"Es fundamental que la capacidad de movilizar acción de España no quede en la efervescencia del descorche de una botella de champán", asegura

La ministra en funciones de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha avanzado que España manifestará su "voluntad" de aumentar la ambición en la lucha contra el cambio climático durante la XXV Conferencia de las Partes de la Convención sobre Cambio Climático (COP25) de la ONU, que preside Chile y que se celebra del 2 al 13 de diciembre en Madrid.

Ribera ha lamentado, en un entrevista con Europa Press, la ausencia de un Gobierno "en plenitud de funciones" porque en ese caso "quizá hubiera sido posible empezar a plantear un incremento de la ambición", pero con un Gobierno en funciones, lo ve "demasiado comprometido". "Siendo en Gobierno en funciones es un poco complicado --ha matizado--. Lo que sí vamos a hacer, en todo caso, es manifestar nuestra voluntad de comunicar una contribución reforzada y comunicar nuestra estrategia de largo plazo de plena descarbonización en el año 2050".

La ministra ha recordado que el objetivo de reducción de emisiones de España a 2030 se ha calculado con arreglo a una reducción de las emisiones de la UE del 50 por ciento en esa fecha, "por encima del compromiso actual". Concretamente, por el momento España se ha comprometido a reducir un 20 por ciento sus emisiones en 2030 con respecto a los niveles de 1990.

"Hemos estado por encima de lo que nos correspondería con arreglo al compromiso actual de la UE porque en todo caso la UE tendría que incrementar su ambición hasta el 50 o el 55 por ciento. Pero formalmente es difícil que podamos hacer un anuncio de compromiso adicional con respecto a la contribución en este momento", ha precisado.

La Cumbre ha dedicado la primera semana a las negociaciones de carácter más técnico y a partir del martes 10 de diciembre entra en el tramo de Alto Nivel, con la llegada de los ministros del ramo. La COP25 es conocida como la 'Cumbre de la ambición y la acción' pero, hasta el momento, según explicó la delegación española, se han encontrado "ciertas resistencias" ha incrementar esa ambición.

Sin embargo, como recuerda la ministra, el Acuerdo de París establece que es a lo largo de 2020 cuando los países deben comunicar un compromiso adicional de sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC) "con arreglo a la ciencia y las demandas sociales y en los plazos previstos" para evitar que la temperatura media del planeta suba por encima de 1,5 grados centígrados a final de siglo.

"NO PODEMOS ACOBARDARNOS"

"Es muy importante poner en valor la necesidad de reforzar la ambición como señal de coherencia. Es decir, todos hemos firmado el Acuerdo de París, todos estamos convencidos de que el multilateralismo es la respuesta para los desafíos globales. Solamente hay algunos que cuestionan lo primero y lo segundo. Y no puede ser que porque algunos cuestionen lo primero y lo segundo, los demás nos acobardemos y nos quedemos silentes. Es un momento particularmente importante de cara a reflejar en público ese compromiso", subraya.

Por otro lado, Ribera no se muestra partidaria en este momento de adelantar una década la plena descarbonización. "Yo soy partidaria de ser extraordinariamente ambiciosos, extraordinariamente rápidos, pero ser humildes respecto a palabras grandilocuentes. Es muy importante generar confianza sobre la viabilidad de las cosas que se proponen. Si se planea un objetivo que no se explica cómo se va a llegar a cumplir, desanima un poco o se puede tomar poco en serio", ha añadido.

Respecto al otro aspecto que espera cerrarse durante la COP25, el complejo Artículo 6, que regula los mercados globales de carbono, cree que es posible conseguir cumplir con lo que queda pendiente del desarrollo del Acuerdo de París y que hay que hacer "todos los esfuerzos posibles" pero con arreglo a los principios básicos de la Convención -integridad ambiental y evitar la doble contabilidad-.

"Necesitamos un mecanismo que facilite, incentive, más ambición por parte de los países, no un mecanismo que eche por tierra los esfuerzos de poner un precio al carbono, que se han llevado a cabo ya en algunos países, como ocurre en la UE, que nos ha llevado 15 años diseñar un sistema que funcione", señala al tiempo que aclara que si no se completa este año se hará el año que viene.

Sobre la movilización social que se ha generado alrededor de las negociaciones formales, Ribera cree "fundamental" que esa capacidad de movilizar acción que se ha demostrado en España al ofrecerse a albergar la COP25 no se quede en "una efervescencia del descorche de una botella de champán" sino que "cristalice bien" y permita ir mucho más deprisa.

GRETA THUNBERG, "SÍMBOLO" DE LA DEMANDA SOCIAL

En este sentido, ha señalado que la joven activista Greta Thunberg es un "símbolo" de la demanda social pero matizando que esa expectativa que despierta y la movilización social "de mucha gente que no son Greta" es coherente con el hecho de que cada día en la Zona Verde de la COP25 (destinada a la sociedad civil) haya más de 3.000 visitas.

En la misma línea, cree que el mensaje de la sociedad civil y de la multitudinaria manifestación del viernes 7 de diciembre es "muy potente" por lo "simple" y "obvio": "Han perdido diez años, háganlo más deprisa". Ribera subraya que esa presión social ha "estallado" en los meses previos a la COP25.

LA LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO, DE LAS PRIMERAS

Respecto a lo que puede hacer un futuro Gobierno en funciones para atender estas demandas, Ribera ha confirmado que la Ley de Cambio Climático será "sino la primera, la segunda" que apruebe un futuro Gobierno y remita al Parlamento. "Forma parte de la primera parrilla de salida que pasa por el Gobierno y es remitida al Parlamento. Seguro que es de las primeras", ha dicho en respuesta a la reivindicación realizada esta semana por las principales organizaciones ecologistas españolas.

La ministra confía también que en la nueva legislatura se alcancen "amplias mayorías" en materia climática. "Que la gente tenga la capacidad de mirar a los ojos a quien se le sienta al lado, sea en silla de ruedas o en cualquier otro formato y explicar con total claridad y total rotundidad cuál es el drama y desafío que tenemos por delante", ha dicho en referencia a Vox, que rechazó el decreto de financiación de la COP25.

En todo caso, no considera negacionista al partido de Santiago Abascal. "He oído cosas raras, absurdas y ridículas pero todavía, y confío no tener que oírlas, no he oído una afirmación que diga con total claridad: negamos la existencia de cambio climático --ha dicho afeando a la diputada de la Asamblea madrileña Rocío Monasterio que imputara 150 millones de euros en gastos a la visita de Greta Thunberg--. Son cosas con las que no hay que frivolizar, ni con el clima, ni con sus protagonistas, ni con los colectivos vulnerables, ni con las grandes preocupaciones que tenemos".

Sobre la posibilidad de que el diputado de Podemos y expresidente de Greenpeace España, Juanxto López de Uralde, forme parte del futuro Ministerio de Transición Ecológica, Ribera a dicho que hay que ir e "partido a partido". "Me parece que por ahora del partido más importante está por conocerse el resultado final", ha zanajado.

Lo más