• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Así es la primera pasarela acristalada de Madrid a 117 metros de altura

El emblemático Edificio España reabre sus puertas convertido en un hotel no apto para miedosos

Vídeo

 

Jorge Miralles

Editor multimedia

Redactora de COPE Multimedia

Rubén Mendoza

Editor multimedia

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:18

En el bullicioso centro de Madrid se abre una explanada arbolada. Este bucólico enclave, en el que el trino de los pájaros compite con el rugido de los motores, está presidido por una imponente construcción de muros anaranjados. La plaza de España y su emblemático Edificio España vuelven a estar de moda gracias a la inauguración del hotel Riu tras los muros de esta joya de la arquitectura madrileña.

Gracias a su localización privilegiada, el hotel Riu Plaza de España puede presumir de vistas. Su sky bar, situado en la planta 27 del inmueble, ofrece una panorámica de 360 grados sobre la skyline de la capital. Desde los atardeceres del Templo de Debod hasta el perfil acristalado de las cuatro torres, pasando por el Palacio Real y una visión completa de la calle Princesa, el Edificio España no tiene rival.

En un costado de la terraza pende una pasarela de cristal a más de 117 metros de altura. La experiencia, no apta para quienes sufren de vértigo, ha conseguido atraer a 20.000 personas en tan sólo una semana. Los curiosos se congregan sobre ella para hacerse fotos, mientras divisan las siluetas de los coches que circulan por la Gran Vía justo bajo sus pies. Caminar a más de 100 metros del suelo cuesta a quienes no se hospeden en este hotel entre cinco y diez euros -parte de ellos canjeables por una consumición en el bar-, dependiendo de la hora de acceso.

Pasar la noche en una de sus 585 habitaciones de estética retro oscila entre los 100 y los 200 euros por persona. Según fuentes de la dirección del hotel Riu, después de poco más de una semana de apertura, la ocupación es de un 60% y ya han pasado por sus estancias más de 2.000 personas. Entre los privilegios que disfrutan los huéspedes se incluye el acceso a la piscina, también con panorámicas de infarto.

Lo moderno se encuentra con lo clásico en este hotel de cuatro estrellas. Después de una inversión de 400 millones de euros y una reforma “a una velocidad estratosférica”, como explica su director Manuel Jaile, el inmueble bien podría pasar por una galería de arte. Piezas originales, como los bajorrelieves de la entrada, las puertas de acceso y las extensas botoneras de los ascensores, conviven con la estética minimalista e industrial de las zonas exteriores. También los avances en tecnología se mezclan con la superstición: en el hotel Riu no existe la planta 13.

El Edificio España guarda una larga historia entre sus paredes. A finales de la década de los 40, Franco encargó la construcción de un hotel en la plaza de España a dos hermanos arquitectos: Julián y José María Otamendi. Su misión era elaborar los planos del edificio más alto de España en la época, con el objetivo de impresionar al entonces presidente de Estados Unidos, Ike Eisenhower. Concebido según los preceptos de diseño de la Escuela de Chicago, esta pequeña ciudad encerrada en un palacio de estilo Neobarroco, estuvo operativa hasta principios del siglo XX.

Tras permanecer más de diez años en desuso, el inmueble fue adquirido por el grupo hotelero Riu. Terminada la reforma, este emblemático lugar ha regresado a sus orígenes. Desde el pasado lunes 12 de agosto, el Edificio España vuelve a ser uno de los hoteles más impresionantes de Madrid.

Lo más