• DIRECTO

    La Tarde

    Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Boletín

Jon Uriarte: "Lo que no puede faltar en la cumbre del G7"

Jon Uriarte analiza con Mamen Vizcaíno una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:11

Israel Remuiñán analiza con Mamen Vizcaíno una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas. Porque todo, hasta lo más serio, tiene su versión alternativa y, por qué no, surrealista. Sobre todo cuando la LINTERNA alumbra la actualidad y es Uriarte quien se encarga de seguir el haz de luz. Bueno, todo esto ha quedado muy bonito pero en realidad hace lo que le da la gana.

Este sábado comienza la cumbre del G7 en Biarritz. Allí se van a tratar temas importantes, por eso es clave que Trump, Macron, Merkel y compañía lleguen a tiempo. El lugar escogido es el País Vasco francés, a pocos kilómetros de nuestra frontera. Que una cumbre se celebre en Francia supone lidiar con los franceses, con todo lo que ello implica.

Quizá sea necesario llevar a mano un traductor teniendo en cuenta las diferencias del idioma, más que nada para lidiar con el presidente chino Xi Jin Ping. A finales de semana llegará la típica foto de familia y se les verá a todos sentados en la mesa para charlar sobre sus cosas, Además, si van a tomarse unas copas para liberar tensiones es imprescindible que estén frías. No hay nada peor que la cerveza o el Lambrusco caliente. Todo se solucionaría con un artilugio, que encima es perfecto para esta época del año. Después de las copas del primer día para liberar tensiones y cuando Xi Jin Ping ya esté doblado, sería un buen momento para desayunar. Ahí es cuando entra en juego el único alimento que nunca caduca y que con un solo tarro llegaría para todos, que es el bote de miel.

Sin duda, es una cumbre a la que le falta un poco de intriga, personajes secundarios que aunque no tuviesen mucho que decir podrían servir para crear tensión, es el caso de Kim Young Un. Otra de las grandes ausencias será la del presidente ruso, Vladimir Putin, expulsado del G8 tras la anexión de Crimea, por eso pasó a llamarse G7.

Lo más