COPE

Lawrence de Arabia, 87 años de la muerte del personaje que dio nombre a uno de los grandes clásicos del cine

Thomas Edward Lawrence, que falleció el 19 de mayo de 1935 en un accidente de moto a los 46 años y que fue oficial del ejército británico durante la I Guerra Mundial

Audio

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 02:50

Este jueves se cumplen 87 años de la muerte del verdadero Lawrence de Arabia, el militar, arqueólogo y escritor galés Thomas Edward Lawrence, nacido en Tremadog el 15 de agosto de 1888, y fallecido en Dorset, Inglaterra, el 19 de mayo de 1935 por un accidente en moto, a los 46 años. Oficial del Ejército Británico durante la Primera Guerra Mundial, fue enlace en la rebelión árabe contra el dominio otomano, adquiriendo fama internacional como Lawrence de Arabia, sobrenombre que dio título a la mítica película de 1962, quizás la mejor de Sir David Lean (1908-1991).

Por eso, el crítico de cine de COPE y TRECE, Jerónimo José Martín, desgranó en 'Poniendo las Calles' algunas de las curiosidades de esta película, que pronto se convirtió en una obra maestra y en uno de los grandes clásicos de la gran pantalla.

El guion de Robert Bolt y Michael Wilson adapta libremente el libro autobiográfico Los siete pilares de la sabiduría, del propio Thomas Edward Lawrence, y se inicia en El Cairo en 1917. Durante la Primera Guerra Mundial, el conflictivo y enigmático oficial británico T.E. Lawrence (Peter O’Toole) es enviado a las provincias del Imperio Otomano de Hejaz y la Gran Siria para participar en una campaña de apoyo a los árabes contra Turquía. Y, junto a su amigo Sherif Alí (Omar Sharif), pondrá en esta misión toda su alma, especialmente en sus ataques a Aqaba y Damasco, y en su participación en el Consejo Nacional Árabe.

Los nativos lo adoran porque demuestra ser un amante del desierto y del pueblo árabe. En cambio, sus superiores británicos creen que se ha vuelto loco. Él mismo debe lidiar con su ambigua identidad, sus ataques de ira y su lealtad dividida entre Gran Bretaña y las tribus árabes. Cuando triunfan los planes de Lawrence, fracasa su sueño de una Arabia independiente.

OPINIONES ENFRENTADAS

Muchos historiadores critican sus pocos antecedentes históricos, sus inexactitudes cronológicas y el excesivo protagonismo que atribuye a Lawrence. También discuten su supuesta homosexualidad, que el filme parece asumir. Quizás por eso es una de las pocas películas sin papeles femeninos. Y, por supuesto, cuestionan la caracterización de Lawrence, que en realidad medía 1,65 m., es decir, 23 centímetros menos que el 1,88 m. de Peter O’Toole.

Otros se quejan de que omita los viajes arqueológicos y topográficos de Lawrence por Siria y Arabia, así como sus trabajos de espionaje. En fin, como afirma el biógrafo autorizado Jeremy Wilson, “sus inexactitudes históricas son más problemáticas de lo que debería permitirse bajo una licencia dramática normal”. De hecho, el profesor A. W. Lawrence, el hermano menor del protagonista y su albacea literario, calificó la película de “pretenciosa y falsa”. Y las familias del General Lord Edmund Allenby (Jack Hawkins) y del verdadero Sherif Ali, Sharif Nassir (Omar Sharif), presentaron denuncias formales contra Columbia por sus caracterizaciones.

Costó 15 millones de dólares, y recaudó en todo el mundo unos 70. Fue nominada a diez Oscar 1963, de los que ganó siete: mejor película, director, fotografía (Freddie Young), banda sonora (Maurice Jarre), dirección de arte, montaje y sonido. También ganó cuatro Globos de Oro —mejor película dramática, director, actor de reparto (Omar Sharif) y fotografía— y cuatro BAFTA: mejor película y película, guion y actor británicos (Peter O’Toole).

La crítica siempre la consideró una obra maestra. Son positivas el 94% de las 125 críticas de Rotten Tomatoes, que le dan un 9,3 sobre 10. En 1991, la Biblioteca del Congreso de EE.UU. la incluyó en el Registro Nacional de Películas. En 1998, el American Film Institute la consideró la quinta mejor película estadounidenses, y en 2007, la dejó en el séptimo lugar. En 1999, el British Film Institute la eligió la tercera mejor película británica. Y en 2004, fue elegida la mejor película británica en una encuesta del Sunday Telegraph entre cineastas británicos.

El rodaje duró dos años y tres meses de 1961 y 1962. Se iba a filmar íntegramente en Jordania, pues el rey Hussein brindó su ayuda y visitó el set varias veces. Pero, por falta de dinero y varios brotes de enfermedades, se trasladaron a España. El ataque a Aqaba se rodó en la Playa del Algarrobico, en Almería. Allí se construyeron más de 300 edificios —basados en la ciudad en 1917— y se llevaron 159 dromedarios —de los que 129 procedían del Sáhara Español, a un coste de 5000 pesetas la unidad—, así como unos 700 caballos de distintos puntos de Andalucía. La ejecución de Gasim, los ataques al tren y los exteriores de Deraa se filmaron en otras lugares de Almería, como las dunas del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, la Rambla del Cautivo en el desierto de Tabernas o el parque Nicolás Salmerón de la misma ciudad de Almería.

Sierra Nevada reemplazó a las montañas de Azrak, y allí se recrearon los cuarteles de invierno de Lawrence. Sevilla sirvió para representar localizaciones de El Cairo, Jerusalén y Damasco, concretamente en la Plaza de España, el Parque de María Luisa, la Casa de Pilatos, el Alcázar, la Plaza de América, el Palacio de Miguel de Mañara y el Hotel Alfonso XIII. Pero la masacre de Tafas fue filmada en Ouarzazate, Marruecos, con tropas del ejército marroquí sustituyendo al ejército turco.

La banda sonora fue compuesta por el francés Maurice Jarre (1924-2009), poco conocido por entonces y al que sólo dieron seis semanas para componer dos horas de música orquestal. La partitura fue interpretada por la Orquesta Filarmónica de Londres, supuestamente dirigida por Sir Adrian Boult, aunque en realidad la dirigió el propio Jarre. Con ella ganó su primer Oscar, más tarde refrendado con otros dos —por Doctor Zhivago y Pasaje a la India, también de David Lean— y seis nominaciones: por las música de Sibila, Mahoma, el mensajero de Dios, Único testigo, Gorilas en la niebla y Ghost, y la canción Marmalade, Molasses & Honey, de El juez de la horca. Hoy día, la partitura de Lawrence de Arabia ocupa el tercer lugar entre las 25 mejores bandas sonoras del American Film Institute.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado





Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar