• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

El testimonio de un hombre maltratado por su pareja: “Mi exmujer está tratando de alejarme de mis hijos”

Pese a las agresiones y a las condenas judiciales, la exmujer de César mantiene la custodia de los dos hijos que tienen en común 

Audio

 

ImparablesImparables

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:52

César y su exmujer fueron condenados por violencia de género: “La relación al principio no era mala. No existían los gritos ni situaciones violentas. Pero la relación se fue deteriorando, y nos distanciamos. Cada uno tomamos nuestro camino.” Al cabo de unos días, llegaron los problemas: “Mi mujer me preguntaba cuándo iba a abandonar la casa, y le dije que primero tenía que arreglar algunos asuntos y encontrar un alojamiento.” Días más tarde, César permanecía en el domicilio, por lo que su mujer tomó medidas: “Comenzó a increparme y a agredirme. Yo solo me defendí, pero nunca le hice nada. Me pegó en la cara, me trataba de morder... hubo un momento en el que le cogí de las muñecas para que se tranquilizara. Mis dos hijos dormían.”

En medio de la discusión, la hoy expareja de César llamó a la policía: “Como me había amenazado anteriormente varias veces, avisé a mi hija para que estuviera de testigo. Mi mujer, al comprobar que estaba tranquilo vistiéndome, se marchó de la habitación en la que estábamos. Veinte segundos más tarde, regresó con la cara morada. Se había autolesionado.”

Cuando la policía se presentó en el inmueble, César fue trasladado a comisaría, donde permaneció en el calabozo casi 40 horas. Su mujer fue a declarar al día siguiente, donde añadió más leña al fuego: “No pudo demostrar nada. En el juicio, pese a que el juez le impuso una pena mayor que la mía, la sentencia de divorcio establecía que ella se quedaba con la vivienda y con la custodia de los niños.”

Pese a que la custodia era de la madre, César hace lo posible para no perder el contacto con sus hijos de 9 y 13 años, haciendo frente a los intentos de su expareja por separarles: “Siempre que puede impide que vea a mis hijos. Un día fui a recogerles del colegio, me encontré con ella y me amenazó con denunciarme, porque decía que no podía verles. Días más tarde sucedió algo parecido, y recibí una carta de su abogado en el que me recriminaba que estuviera incumpliendo el régimen de visitas, cuando es falso.”

Con el paso del tiempo, la situación sigue empeorando: “Yo intento no echar más leña al fuego y mantener a mis hijos ajenos a esto. Trato de no hablar mal de su madre, mientras que ella trata de separarme de ellos. De hecho, cuando mis hijos vienen conmigo, se muestran reacios, aunque se les pasa rápido. De hecho, ella tiene dos denuncias por incumplir el régimen de visitas.”

César es consciente de que la legislación no está de su parte, por lo que no tiene esperanzas en recuperar a sus hijos: “He recurrido todas las sentencias, pero no he reclamado ni la custodia ni la vivienda porque la ley establece que por casos de violencia de género no puedo solicitarlo hasta que pasen tres años, y solo ha pasado algo más de uno. Ya lo demandé en el juzgado pero lo desestimaron por violencia de género, cuando realmente es ella la que está más condenada que yo.”

Así las cosas, César ha lamentado que su exmujer tenga todas las de ganar jurídicamente: “Por mucho que haga, es inútil. En Navidad, por ejemplo, ella eligió los días que quería estar con los niños, y yo los míos. Dos semanas antes quería cambiar las fechas, y yo le dije que no podía ser. Se salió con la suya y no pude estar con mis hijos durante las vacaciones. Lo denuncié ante el juez, y decía que no había motivos para condenarla.”

Lo más